¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Fuimos a La Chanequera: un parque vandalizado y abandonado

Fuimos para allá para conocer la historia
(Imagen: Plumas Atómicas / Sofía Salcedo)

En Zihuatanejo, Guerrero, hay un parque que podría ser la locación perfecta de una película de terror. Fuimos para allá para conocer la historia. Lo primero que nos encontramos fue una cadena que nos impedía el paso al lugar, por lo que fue necesario levantarla e ingresar a un camino de terracería lleno de maleza que hacía casi imposible avanzar en auto.

También te recomendamos: Bosque de Chapultepec gana premio como mejor parque urbano internacional

Los vecinos nos advirtieron que podíamos encontrarnos con cocodrilos, así que no podíamos entrar caminando. Después de unos 20 minutos de esquivar ramas, charcos y mosquitos, llegamos. Nos encontramos con un lugar abandonado y vandalizado.

(Imagen: Plumas Atómicas / Sofía Salcedo)

Tiene dos cabañas con varios vidrios rotos, los sanitarios están completamente destruidos; en el suelo, además de mariposas muertas, encontramos heces fecales. La instalación eléctrica fue arrancada y las avispas están formando sus nidos en los muros. ¿Pero qué fue lo que pasó aquí?

Hace casi 7 años se abrió este parque ecoturístico. Lo nombraron La Chanequera porque, según los habitantes del lugar, habían visto en esa zona a chaneques, una especie de duendes protectores del bosque.

El lugar ofrecía a los turistas que lo visitaban recorridos entre los manglares a bordo de trajineras o lanchas para conocer el estero en el que habitan cocodrilos, garzas, cangrejos azules, iguanas, tlacuaches y pelícanos. Pero La Chanequera sólo funcionó durante la Semana Santa de 2013, después el proyecto dejó de funcionar.

(Imagen: Plumas Atómicas / Sofía Salcedo)

Todo comenzó cuando los ejidatarios agrupados en la Sociedad Cooperativa de Servicios Ecoturísticos Rurales de Playa Larga impulsaron, años atrás, el proyecto que abarca 50 hectáreas. Para su construcción, de acuerdo con notas periodísticas, además de dinero de los ejidatarios, la Comisión Nacional Forestal y la Secretaría de Desarrollo Rural, aportaron poco más de 400 mil pesos. Es decir, La Chanequera costó cerca de 1 millón de pesos.

Pero, según medios locales, no hubo una inversión para una segunda etapa y el parque fue abandonado. Las cabañas de administración, el restaurante y los baños quedaron vacíos, al poco tiempo llegó la rapiña. Además de basura y bastante polvo encontramos varias cajas vacías de binoculares tiradas sobre el piso.

(Imagen: Plumas Atómicas / Sofía Salcedo)

La falta de recursos para su operación y mantenimiento convirtió este lugar en una especie de locación perfecta para grabar películas de terror. Decidimos salir antes de que anocheciera por el temor a que el carro se quedara atascado y que fuéramos víctimas de la fauna del lugar. ¿Cuántos proyectos de este tipo han acabado así?

(Imagen: Plumas Atómicas / Sofía Salcedo)

Por: Roger Vela / @roger_velav