Alumnos de la Anáhuac denuncian incumplimiento en trámite de cédulas profesionales

Alumnos de la Anáhuac denuncian fraude en universidad

Egresados de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Anáhuac denuncian que la institución incumplió la entrega de cédulas profesionales de parte de la dependencia de Administración Escolar y Normatividad. Esta falla ha provocado que haya egresados que perdieron oportunidades de trabajo, estén en riesgo sus capacidades de empleo o, incluso, que no puedan continuar con sus estudios de especialización. Un médico, para trabajar, necesita su cédula; para obtener su cédula, debe pagar; pagaron pero, denuncian, la universidad no tramitó nada.

La ceremonia de titulación es un paso importante para todos los recién egresados: la toga, el birrete, los discursos llenos de lugares comunes y esperanzas para lo que viene. La generación de Ciencias de la Salud (que agrupa a las carreras de Medicina, Nutrición y Odontología, Biotecnología, Terapia Física y Rehabilitación y Dirección y Administración de Instituciones de Salud) que se graduó el pasado 6 de diciembre de la Universidad Anáhuac no sabía que lo que se desarrollaría luego de que el rector de su universidad les diera sus diplomas y lanzaran los gorritos al aire.

Ese 6 de diciembre, las autoridades les recordaron, al menos en tres ocasiones, le dijo a Plumas Atómicas Valeria Traver, egresada de Odontología, que tenían que pasar el 10 de diciembre por sus documentos: certificados, título, cédula, todo.

Según su testimonio, cuando llegaron ese 10 de diciembre a las oficinas de Administración Escolar y Normatividad, les dieron un sobre con sus certificados de estudios y demás documentos oficiales y una carta sin firma, sin fecha y sin otra explicación:

Primera carta que recibieron los egresados (editada para respetar privacidad de los involucrados)

Luego de esa carta, la comunicación se frenó. Daniela González Torres, egresada de Medicina, escribió una carta con copia a Director de su Facultad y al rector de la Universidad, que firmaron al menos otros cincuenta compañeros de generación que están pasando por la misma situación:

Esto realmente derrumba los planes que muchos de nosotros teníamos como profesionales y nos parece un acto inmoral e indiferente por parte de la Universidad, ya que sin previo aviso y de manera completamente desinteresada, se nos desampara en esta situación, habiendo ya cumplido con nuestra parte entregando y pagando todo en tiempo y forma. Ahora, cuando es turno de la Universidad de cumplir con su compromiso, no se obtiene reciprocidad para llevar a cabo el trámite en cuestión, incumpliendo así, también con su propio reglamento”, dice la carta de la que Plumas Atómicas tiene una copia.

Daniela subraya la parte de “pagar en tiempo y formaporque para ella y sus compañeros de Medicina, pagar sus trámites de titulación es un requisito para liberar su Servicio Social: sin esos pagos, no se pueden titular, pero aún ya con esos pagos hechos, ellos no pueden ejercer, pues el trámite está inconcluso.

Solo tuvieron respuesta de Tomás Barrientos Fortes, director de la Facultad de Ciencias de la Salud, quien simplemente le pidió no mandar correo a una persona y le deseó “que el trámite se finalice lo más pronto posible“.

Respuesta de director de Carrera a egresados

Ante la nula respuesta de las autoridades universitarias, los egresados armaron una petición en Change.org con la carta íntegra al rector. Hasta el 14 de diciembre, la petición ya tenía 2, 410 firmas.

Luego de que fuera publicada una nota en un medio de circulación nacional y tras la presión de los egresados, éstos recibieron una respuesta más detallada sobre la situación de su proceso. En esta segunda carta, la universidad explica que el problema se debe al cambio de trámites en la Dirección General de Profesiones:

Segunda carta de Anáhuac explicando el caso

En Plumas Atómicas nos comunicamos con Abelardo Somuano Rojas, director de Comunicación Institucional, que expandió la respuesta que se le dio a los alumnos: desde abril, iniciaron cambios en la DGP, esto inició un cambio de procedimientos en los trámites de obtención de las cédulas profesionales y, si todavía no pueden concluirse los trámites, es por esos cambios, no por una falla de su universidad.

Lo que los egresados reclaman no es tanto que el trámite no haya sido concluido o realizado por la universidad, sino que, a pesar de saber que esos cambios se hicieron desde abril, no hayan informado a los alumnos que podría haber retrasos o que tendrían que realizarlo ellos mismos.

Infografía de DGP sobre cambio de trámite en cédulas.

Teniendo conocimiento de ello, hubieran podido prepararse y planear acorde. Esto ha significado un duro golpe para muchos egresados: estaban confiados de que a partir del 10 de diciembre ya serían médicos, odontólogos o nutriólogos certificados:

“La Universidad Anáhuac tuvo tiempo de sobra para capacitarse en la expedición de títulos electrónicos, para avisar a los alumnos con de manera oportuna sobre la situación y sobre todo de encontrar una manera para darle seguimiento y lograr la titulación completa de sus egresados”, dijo Valeria Traver a Plumas Atómicas

Daniela tenía una entrevista de trabajo el 11 de diciembre que le cancelaron en cuanto explicó su situación; Valeria perdió la oportunidad de rentar un despacho odontológico.

Mónica Goldberg, mención honorífica de su carrera, Médica Cirujana, está a punto de perder la oportunidad de hacer su especialidad en Israel:

“Al no tener una fecha específica en la que nos van a entregar la cédula, yo no puedo empezar a hacer mis trámites para poder irme. Entonces yo no sé si me tengo que quedar en México y no tengo ningún plan para hacerlo, le dijo a Plumas Atómicas

Captura del sitio de la DGP hecha por los egresados

El director de Comunicación Institucional repitió a Plumas Atómicas que la responsabilidad de la falla en el proceso no recae en la Universidad Anáhuac y que, dado que se trata de un “caso muy particular”, no afecta a la universidad completa y, por lo tanto, no ameritaba un posicionamiento institucional. 

Los egresados se han organizado y han hallado respuestas, si no en la universidad, sí en la Procuraduría Federal del Consumidor y el Instituto Nacional de la Defensa Médica, que prometieron asesorarlos y con quienes tendrán juntas la semana entrante.