Crean vestido que registra cuántas veces son agredidas las mujeres

En Brasil, el 86% de las mujeres ha sufrido acoso sexual en establecimientos nocturnos. Esto no es ningún secreto para casi todas las mujeres que han salido a divertirse y, en cambio, fueron agredidas sexualmente. No obstante, para tener el dato preciso, la marca Schweppes desarrolló un vestido que registra cada vez que una mujer es tocada sin su consentimiento.

El experimento fue titulado The dress for respect (El vestido del respeto) y su objetivo consistió en crear conciencia del acoso que sufren las mujeres cuando salen de fiesta. ¿No sería increíble pasarla bien sin preocuparse por que alguien te ponga las manos encima?

Tres mujeres se pusieron el vestido para asistir a locales nocturnos de Sao Paulo. En menos de cuatro horas, las tres mujeres fueron tocadas 157 veces. O sea, más de 40 veces en una hora.

Esto quiere decir que las tres fueron acosadas durante la noche: fueron tocadas en caderas, espalda y otras partes del cuerpo.

Durante el experimento, los sensores del vestido enviaron los datos obtenidos a una unidad de control vía Wifi. Además, las cámaras registraron los momentos en que distintos hombres tocan a las mujeres contra su voluntad, incluso cuando ellas expresan molestia.

Mientras tanto, hombres entrevistados en el video dicen que ‘nadie sale un jueves en la noche con la sola intención de bailar‘ y, respecto a las mujeres que exigen que no las acosen, que ‘son solo un montón de quejas‘.

Luisa, Tatiana y Juliana, las tres mujeres que participaron en el experimento, declararon que era prácticamente imposible moverse entre la multitud sin ser tocadas por hombres desconocidos. “La mujer no es un animal que acorralar y capturar”, dijo una de ellas. “Intenta acercarte a mí con calma y habla conmigo sin tocarme”. (Vía: El País)

El lema de la campaña es ‘¿Qué tal si te acercas con respeto?’. Sin embargo, más allá de acercarse o no, el tema es el consentimiento: no tocar a nadie sin pedirle permiso antes (sí, aunque esto mate el ‘romanticismo’) y acatar cuando una mujer dice ‘no’. ¿Es mucho pedir?