Un hombre compara la menstruación con rasparse la rodilla

"Hasta que la mujeres no hayan experimentado esto, no quiero oír quejas de la menstruación"
Usuario de twitter compara la menstruación con rasparse las rodillas

Un usuario en Twitter comparó el dolor menstrual con rasparse las rodillas jugando fútbol, reafirmando la idea de que no importa que tan “aliado” se pueda ser, es prácticamente impensable que algunos hombres puedan entender el proceso biológico de la menstruación y las implicaciones que esto conlleva.

Lo cual nos recuerda la serie de vídeos que se viralizaron hace un par de meses, de hombres experimentando los dolores de un parto producidos por una máquina. Suena risible, pero al parecer este usuario nos hace pensar que es necesario.

Las críticas por parte de mujeres no tardaron en llegar, sin embargo este inocente tuit ha servido también para medir el agua de los micromachismos en redes sociales y su normalización. Cada día se lee más y más comentarios negativos en respuesta de la visibilización de la menstruación.

Porque, como hemos visto, los sectores que poseen alguna clase de poder únicamente protestan cuando se les despoja del mismo. La vanalización de la menstruación en redes es producto único de su visibilización por parte del movimiento feminista contemporáneo. La contrarespuesta se puede ver en todas partes, desde un tuit como el de arriba, hasta el surgimiento de los pañuelos celestes posterior a los pañuelos verdes.

Muchas mujeres sufren de dismenorrea

De forma explicativa y para aquellos que aunque tienen acceso a internet pero no se han tomado el tiempo de investigar, la menstruación dolorosa es conocida como dismenorrea.  Algunos de sus síntomas son; dolor de cabeza, nauseas, vómitos, dolor pélvico y abdominal, desmayos, fatiga, ansiedad y depresión. Afecta tanto física como anímicamente.

Existen diferentes niveles de dismenorrea, la dismenorrea secundaria generalmente es causada a partir de la aparición de fibromas o endometriosis.

Fuera de la parte médica y biológica, queda claro que aún nos queda mucho para ver la menstruación como lo que es y para reapropiarnos nosotras mismas de la menstruación.