Científicas desarrollan chamarra que emite descargas eléctricas

Estudiantes de mecatrónica y robótica del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) en Puebla desarrollaron una chamarra que emite descargas eléctricas a modo de defensa ante agresiones sexuales. Esto ante la violencia sexual y la ola de feminicidios que azota no solo el estado, sino todo el país.

Anahí Parra Quiroz y Estela Gómez de Ingeniería en Mecatrónica, Giwan Park de Ingeniería en Sistemas y Robótica y Guadalupe Martínez de Derecho fueron quienes desarrollaron el prototipo como parte del proyecto ‘Woman Wearable’.

“La idea de la chamarra surgió a partir de la realidad en que estudiantes se desenvuelven, pues son frecuentes las historias de amigas o conocidas que han sido víctimas de alguna agresión. Tras investigar sobre el feminicidio y la violencia de género, surgió la idea y posteriormente se dio forma”, dijo Parra Quiroz a Reforma.

De acuerdo con un comunicado de la agencia informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la chamarra funciona con un sistema de electrodos que pueden activarse a través de un botón interno. Dentro del forro de la prenda, los cables están aislados para evitar autodescargas a la misma usuaria.

Estudiantes del proyecto ‘Woman Wearable’. Imagen: UNAM Global

Además, la chamarra tiene un led en su interior que avisa a quien la usa que el mecanismo está encendido. Sin embargo, las estudiantes planean añadir un sistema de sensores al prototipo.

En cuanto a su viabilidad en términos legales, las estudiantes se informaron respecto a la legislación: la chamarra no entra en la clasificación de armas letales ni tampoco puede ser considerada un arma.

“Es una herramienta de defensa personal. No se encuentra en el margen de armas letales”, señaló Guadalupe Martínez. “Incluso el uso de gas pimienta en Puebla ya está regulado ante el índice elevado de feminicidios, por eso la protección hacia la mujer ha ganado mucho peso. No obstante, en el caso de la chaqueta, los términos y condiciones que tenemos nos excluyen del uso que le pueda dar la persona que la adquiera

Imagen: Gaceta Mexicana

De acuerdo con Reforma, por ahora el mecanismo está limitado a una chamarra. Sin embargo, las estudiantes contemplan que pueda adaptarse a otras prendas como pantalones, blusas y vestidos para que pase desapercibida. Su fabricación tuvo un costo de 472 pesos y estaría a la venta en aproximadamente mil pesos.