Mujeres iraníes podrán entrar a ver partidos de fútbol por primera vez desde 1979

Las mujeres asistentes ocuparon únicamente 4.4% del estadio
Mujeres pueden entrar a partido de fútbol en Irán por primera vez en 40 años

Por primera vez en décadas, mujeres iraníes podrán entrar a estadios de fútbol para apoyar a su selección nacional. Este logro feminista lleva consigo implicaciones históricas pertenecientes a la Revolución Iraní de 1979. ¿Por qué las mujeres no podían entrar a los estadios de fútbol?

Contexto de Irán

Para poder responder esta pregunta habría que analizar a grandes rasgos la historia de Irán. Durante años este país persa estuvo regido por dinastías. Tanto la dinastía Safavid como la Qajar son responsables de que el Islam se convirtiera en la religión oficial del país y de que el clero musulmán tuviera el poder político.

Sin embargo, debido a una revolución en 1906, se estableció una constitución, un parlamento y ciertos límites al gobierno monárquico. En febrero de 1921 –con el apoyo de fuerzas internacionales como Reino Unido– Reza Shan tomó el poder. Él es el responsable de que Persia se haya renombrado Irán en 1935. Debido a las características dictatoriales de su gobierno, el monarca se vio obligado a abdicar y su hijo Mohammed Reza Shan tomó el poder de Irán.

A su vez, su gobierno se basó en dos líneas de desarrollo. Por un lado se nacionalizó la industria petrolera –lo que implicó el doble de ingreso económico–, se invirtió en industria y educación, disminuyó la mortalidad infantil y surgió la clase media iraní. Sin embargo, también creó una policía secreta llamada SAVAK para desestabilizar cualquier protesta, eliminó los partidos políticos –dejando únicamente el suyo–, aumentó el número de arrestos, tortura y censura.

 

Durante años se consideró el poder de Reza Shan como “no islámico”. A su vez, surgió una crisis económica, pues aunque se había propiciado la educación, no había una bolsa de trabajo suficiente y existía un constante desplazamiento desde el campo hacia la ciudad. La crisis económica sumada a la falta de libertades y lo estricto del régimen causó una serie de manifestaciones que, aunque fueron violentamente reprimidas, dieron lugar a la Revolución iraní.

El nuevo gobierno se basó en los ideales islámicos. A pesar de la existencia de un primer ministro y un parlamento, todas las decisiones gubernamentales serían decididas por el jefe supremo del país, conocedor de la ley islámica. Él también seleccionaba a los líderes de las fuerzas armadas, la televisión nacional y las estaciones de radio.

Las mujeres en Irán

Una vez que se implementó el nuevo régimen, el líder supremo Ayatollah Ruhollah Khomeini ordenó a todas las mujeres usar velo; sin importar su religión o nacionalidad. Se empezó a separar a las mujeres de los hombres, no tenían permitido ni siquiera orar en el mismo lugar.

Mujeres en Irán antes de la Revolución de 1979. (Imagen: BBC)

A su vez, las fiestas y las bodas estaban segregadas; aunque algunas personas contrataban seguridad privada o pagaban a la policía para permitir la convivencia entre ambos géneros. Las mujeres podían usar ropa sin velo únicamente frente a otras mujeres. No todas optaban por usar un chador, otras se ponían ropa negra y, sobre ésta, un velo negro como forma de resistencia. Tampoco pueden nadar en público ni usar trajes de baño en público. (Vía: BBC)

Esta segregación incluía también los eventos deportivos. Desde 1979 las mujeres no podían entrar a un partido de futbol. Aunque no existía una prohibición gubernamental oficial, por motivos de segregación se les prohibía la entrada.

Los partidos de fútbol

A pesar de las prohibiciones gubernamentales, las mujeres encontraban maneras de entrar a ver los partidos. La solución más común –muy a la Mulán– era vestirse de hombres para poder accesar a los estadios. Con pelucas y barbas falsas, burlaban la seguridad de los eventos.

En 2014, la activista Ghoncheh Ghavami fue detenida por intentar entrar a ver un partido de voleibol en Irán y, en 2018, otras 35 mujeres fueron detenidas por intentar ingresar a un partido de fútbol. (Vía: BBC)

Mujeres disfrazadas de hombres en estadio de fútbol. (Imagen: BBC)

En febrero de 2018 se permitió que un grupo de mujeres accedieran a un partido de basquetbol, pero en una sección aislada de los hombres. Ese mismo año también se permitió que mujeres entraran a un estadio para ver una proyección del partido Irán-España. (Vía: BBC)

Sin embargo, el momento más crítico de las mujeres iraníes en el fútbol llegó en marzo de 2019, cuando Sahar Khodayari  de 29 años, fue detenida por disfrazarse de hombre para acceder a un partido de fútbol. Aunque fue liberada bajo fianza después de tres días en la cárcel, el 2 de septiembre le informaron que podría ser juzgada con hasta seis meses de prisión.

Ante la noticia, Sahar Khodayari se roció de gasolina fuera de la corte iraní y se prendió fuego. Sufrió quemaduras en el 90% de su cuerpo. Ocho días después de la inmolación, Khodayari murió en el hospital. (Vía: The Independent)

Conocida como “la chica azul” por el color de su equipo favorito, la noticia de su muerte causó revuelo nacional. El único error de Khodayari había sido haber nacido mujer en un país que coarta la libertad de las mujeres. Su muerte representaba un paso más en la lucha por la equidad de Irán.

La situación actual

El diez de octubre, por primera vez en cuarenta años, se le permitió la libre entrada a las mujeres iraníes a un partido de fútbol. El partido de calificación a la Copa Mundial entre Irán y Cambodia terminó en un resultado positivo para Irán, que ganó 14-0. Lo que parecería un logro feminista en Irán, Amnistía Internacional lo consideró “una medida publicitaria cínica”.

Mujeres en el estadio de Irán por primera vez en cuarenta años. (Imagen: BBC)

Según la organización, sólo estaban a la venta un número limitado de boletos para mujeres. Más de 3,500 mujeres compraron boletos para el estadio y se les permitió acceso a una sección limitada de éste. En total el estadio tiene una capacidad de 78,000 personas; es decir, las mujeres conformaron únicamente 4.4% del público.

La acción del gobierno iraní podría convertirse en una forma de levantar el castigo impuesto por la FIFA. Por su parte, FIFA ha reiterado su posiciónse debe permitir el acceso a las mujeres a los estadios de fútbol de Irán. A todos los partidos de fútbol“.

¿Será esta medida un paso más hacia la equidad? ¿O será sólo una medida publicitaria, como afirma Amnistía Internacional?