Videos de todo el mundo muestran a mujeres que se defienden del acoso

La violencia contra las mujeres, desafortunadamente, no es cosa nueva. Desde hace miles de años se ejerce una violencia sistemática en su contra que no es solo física, sino también psicológica y simbólica. La autodefensa, o la respuesta a las agresiones físicas, tampoco es nueva; lo que sí es nuevo es la forma en que las tecnologías nos hacen llegar historias de mujeres que se defendieron de ataques machistas.

Aquí una breve lista de episodios en los que mujeres de todo el mundo dieron una paliza a los hombres que intentaron atacarlas:

En este video, cuyos hechos presuntamente ocurrieron en Rusia, una mesera responde al acoso de uno de los comensales, a quien propina varios golpes y un certero charolazo:

Y cómo olvidar cuando un sujeto tocó a una mujer sin su consentimiento en un elevador y terminó noqueado en el piso, todo captado por la cámara de seguridad:

En este video, también captado por una cámara de seguridad en el Metro, un hombre pretende llevarse el teléfono de una chica. Sin embargo, ella responde con sus conocimientos en defensa personal:

Y en un restaurante de Georgia, un hombre le tocó el trasero a una mesera sin su permiso. A juzgar por las imágenes, el hombre pretendía seguir caminando como si nada hubiera pasado. Sin embargo, no contaba con que la mujer usaría el peso de su cuerpo para defenderse:

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos una de cada cinco mujeres alrededor del mundo ha sido víctima de violencia. Por eso, muchas no solo se defienden, sino se entrenan en artes marciales para hacer frente a posibles agresiones, tanto en el espacio público como en sus hogares. O, como muestran los videos, alzando la voz.

En este caso una ciclista obligó, literalmente, a un taxista a pedirle disculpas por su acoso:

La autodefensa es una respuesta legítima a la violencia. Los videos anteriores son ejemplos de autodefensa en un mundo en el que predomina la hostilidad hacia las mujeres y de que los acosadores deberían pensarlo dos veces antes de atacar a una.