Vecinos de Sonora, Jalisco y CDMX usan WhatsApp para protegerse entre ellos

El hartazgo de la sociedad crece cuando no recibe respuesta por parte de las autoridades ante el incremento de la violencia. Sin embargo pocos deciden hacer algo al respecto además de enojarse; a veces no tomamos en cuenta las acciones ciudadanas que surgen a partir de las redes sociales, en este sentido la creación de grupos de WhatsApp entre vecinos, ha brindado la seguridad que no brindan los elementos de seguridad: la policía de sus colonias no los pelaban y estos vecinos formaron un grupo de WatsApp para protegerse.

Si se comparan las tasas por cada 100 mil habitantes reportadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) entre el 1er bimestre del 2016 los dos primeros meses de este año, de los diez delitos analizados ocho aumentaron. (Vía: ONC)

A partir de una nota del periódico El Universal sobre vecinos en el estado de Sonora, decidimos abordar este tema. El encabezado de la nota es el siguiente: “En Sonora se unen por WhatsApp para cazar criminales“.  En la primer lectura puedes pensar que “qué bueno que se unieron contra lo presuntos criminales”, pero en seguida te preguntas ¿cazar? suena violento ¿no? En el cuerpo de la nota te das cuenta que los vecinos tuvieron que unirse por la irresponsabilidad de las autoridades.

El objetivo de los vecinos es una banda integrada por menores de edad a la que denunciaron sin obtener respuesta por parte de las autoridades. Esa situación, explicó Lupita Casa, del Comité de Vecinos, los llevó al hartazgo. Fue así que los vecinos de las colonias Los Arroyos y la Cholla, se organizaron por WhatsApp para realizar una primer redada la madrugada del sábado. Los vecinos salieron en varios vehículos e iban armados con machetes, palos, piedras, cuchillos, chicharras y toletes. (Vía: El Universal)

Los vecinos de sonorenses argumentan que entre los crímenes imputados a la banda de adolescentes está el ataque a una niña de seis años, el asesinato de un anciano y la agresión a una mujer embarazada. Entonces la situación se vuelve mucho más compleja, pues ante estos hechos se podría pensar que los vecinos ¿están en lo correcto por salir a “cazar” a quienes resulten sospechosos?

¿Cuáles son los protocolos de acción en este tipo de situaciones? ¿cómo señalar la omisión de las autoridades?, en incluso, ¿en qué contexto los adolescentes comenzaron a delinquir? Tan sólo hace unas publicamos una nota sobre cómo en Querétaro vecinos asfixiaron a un hombre que les parecía sospechoso y ahora cinco personas enfrentan cargos por homicidio.

¿Qué beneficios ha traído organizarse por WhatsApp?

Uno de los ejemplos sobre grupos de WhatsApp vecinales no sólo dio resultados en materia de seguridad, si no que además posibilitó que los vecinos fueran más empáticos entre sí, este caso sucedió en Jalisco, en la colonia Americana.

Christa Soto, representante vecinal de la Colonia Americana, relata que desde hace cinco años comenzaron a organizarse par planear estrategias, de hecho en un principio activaron alarmas con silbatos pero poco tiempo después se dieron cuenta que había que hacer uso de las redes sociales.

“Primero empezamos a preocuparnos, a buscarnos y a conocernos. Juntos empezamos a presionar a la autoridad, en aquel entonces estaba como presidente municipal Ramiro Hernández. Empezamos a citarlo en un teatro que teníamos aquí en la colonia, para exponerle la problemática y solucionarla” (Vía: Informador)

Son por lo menos cuatro grupos los que tiene la Colonia Americana como defensa y están conectados con los comandantes del sector. Testimonios de integrantes de esta red, afirman que se han convertido en los ojos de la policía. Para el buen funcionamientos de esta herramienta se necesita participación y empatía vecinal.

“Cuando se lanza una alerta por algún sospechoso, siempre hay un vecino que está cerca y puede acudir… entre todos nos estamos cuidando.” Señala Christa Soto.

En la ciudad de México, podemos mencionar dos ejemplos, uno en la Colonia Roma y otro en la Narvarte. En la primera, son al rededor de 70 vecinos que tienen un negocio o algún restaurante quienes mantiene por lo menos 3 grupos de WhatsApp en los que alertan si hay algún auto o persona rondando la colonia y de ser posible intercambian fotografías.

Uno de los grupos se llama “Chat del miedo”, pero también están “Unión de vecinos”, “Autoridades y vecinos: por una Roma Norte segura” y “Vecinos conectados“. Todos tienen el mismo objetivo: Evitar ser víctimas de cualquier delito. (Vía: UnoTV)

Con este último ejemplo queda claro que ante la incapacidad de las autoridades por brindar seguridad, los ciudadanos se ven orillados a crear estas redes virtuales pero también coloca a los grupos de vecinos en una línea delgada entre el cuidado y hacer justicia por su propia mano.

¿Cómo pueden trascender estos grupos de WhatsApp de una forma de vigilancia, a demandar que las autoridades hagan el trabajo que les corresponde?

De tener que mantener estas estrategias entre vecinos, será necesario comenzar a realizar protocolos en los que en primer lugar, estos grupos no funcionen para propagar el miedo y en segundo, no se propague la violencia contra todo aquel “parezca” sospechoso.

Publicidad