¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Trump: perdiendo como siempre

Desde que estaba en campaña, Donald Trump insistía en que durante su administración, su gente “no dejaría de ganar nunca, se cansarían de ganar, le pedirían que dejara de ganar”… la realidad es que no ha ganado en casi nada: desde el bloqueo musulmán, bloqueado dos veces por un juez hawaiano, hasta su plan para “tumbar” el Obamacare, ahora, perdió frente a las “ciudades refugio” y los migrantes.

El sistema penal estadounidense es algo complejo: las policías son todas locales, pero agencias federales como el FBI, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) o  la Agencia de Seguridad Nacional (NSA)  pueden solicitar el apoyo de éstas para detener a quienes consideren peligroso (pues, legalmente, no tienen jurisdicción dentro de los límites de una ciudad). Durante los años de Obama, la relación entre éstas era cercana y no fue causa de muchos titulares, ahora, bajo la amenaza constante de Trump, las cosas han cambiado.

Las “ciudades refugio” son bastiones migratorios en los que sus cuerpos policiacos no cooperan con estas agencias: los migrantes que son reportados a DHS, NSA o al FBI son sólo los que han cometido crímenes “reales” (en varios estados de EE.UU. es “delito” caminar en medio de la calle, tirar basura o “vaguear”) y no reportan a los migrantes que cometen delitos menores o del orden común.

Estas ciudades fueron objeto de amenazas constantes por la administración Trump: éstas iban desde cancelar todo el presupuesto federal para educación, artes o seguridad, hasta proceder legalmente contra ellas. Es por eso que, desde enero de este año, San Francisco, Ca., presentó una demanda contra el gobierno del millonario neoyorkino. Apenas hoy, hace un par de horas, un juez federal de esa ciudad le ha prohibido a la Casa Blanca seguir amenazando, pues, como argumentó el fiscal de la ciudad, Dennis Herrera, cuando se presentó la demanda:

“No puedes poner una pistola en la frente de estados y municipios para que obedezcan con lo que tú quieras a nivel federal.” (Vía: New York Times)

Esta derrota frente a jueces federales se suma a las dos veces que dos jueces hawaianos han bloqueado las órdenes ejecutivas islamófobas que pretendían prohibir la entrada de los originarios de siete países de mayoría musulmana.

Casi en el mismo sentido, Trump y su oficial de presupuesto, Mick Mulvaney, se vieron forzados a renunciar -por lo menos este año- a que se inicie la construcción del muro: la discusión en la Cámara de Representantes para aprobar el presupuesto estaba bloqueada por la inclusión de una partida especial para su construcción. Miembros de ambos partidos se negaban a aprobar nada si ésta se mantenía, lo que amenazaba a que, para el sábado, el gobierno no tuviera un presupuesto aprobado y, por lo tanto, tampoco hubiera dinero para mantenerlo andando, lo que hubiera ocasionado un paro de labores el mismo día en el que se cumplen 100 de la administración republicana.

Ante esto, y conociendo todos la sensibilidad que tiene el neoyorkino por su popularidad, prefirieron eliminar la partida y lanzar esa nueva versión del presupuesto al Capitolio.

¿Alguna otra promesa fallida para estos 100 días?