Trump asegura que su esposa no lloraría por él si le dispararan

Donald Trump comentó que su esposa, Melania Trump, no lloraría si le dispararan
Donald Trump asegura que su esposa no lloraría por él si le dispararan

Donald Trump lo hizo de nuevo. En una reunión con miembros del Partido Republicano, Trump aseguró que su esposa no lloraría por él si le dispararan. El comentario de Trump despertó nuevas dudas respecto a su ya cuestionado matrimonio. ¿Qué implica esto para la primera dama, Melania Trump?

También te puede interesar: ¿Por qué Donald Trump hizo el ridículo en la Serie Mundial?

El jueves 31 de octubre, durante una recaudación de fondos privada, Donald Trump hizo *otro* chiste sobre su esposa. Durante una conversación sobre el tiroteo de 2017 (en el que cuatro políticos republicanos fueron heridos) Trump habló de las heridas que había tenido el republicano de Luisiana, Steve Scalise.

“[La esposa de Scalise] rompió en llanto cuando la conocí en el hospital ese día. Digo, no muchas esposas reaccionarían así ante una tragedia. Sé que la mía no lo haría“. (Vía: The Independent)

El comentario de Trump desató una serie de cuestionamientos respecto a su tercer matrimonio. The Guardian realizó una nota en la que se presentan todos los momentos incómodos de su matrimonio. Por ejemplo, en más de tres ocasiones Melania y Trump se agarran la mano por menos de un segundo.

Se ha analizado prácticamente cada aspecto de su matrimonio, desde los besos hasta los gestos. Las misteriosas sonrisas de Melania durante los errores de Trump y la seriedad que ella muestra cuando aparece acompañándolo son sólo algunos de los elementos que han sido diseccionados.

Entre los rumores que rodean su relación se asegura que duermen en cuartos separados y que tienen horarios diferentes. Se dice también que Melania Trump ni siquiera vive en la Casa Blanca y que vive con sus padres cerca de la escuela de su hijo. Se habla también de una posible infidelidad cometida entre el presidente y la actriz Stormy Daniels.

En Twitter se han creado los #SaveMelania (Salven a Melania) y #SadMelania (Melania Triste), como si Melania fuera una princesa custodiada por un dragón a la que habría que salvar. El ocho de marzo, durante la marcha por el día de la mujer, había letreros que leían “Liberen a Melania”.

¿Habría que salvarla de su relación? ¿Necesita a alguien que la salve? ¿De verdad quiere ser salvada? Melania Trump habla seis idiomas, es una reconocida modelo que apareció en Sports Illustrated, Vanity Fair, Vogue, Harper’s Bazaar y GQ. Es también una empresaria que creó una línea de joyería en 2010 y una línea de cuidado facial hecho con caviar en 2013. Habla seis idiomas y es la segunda primera dama que no es estadounidense. ¿No puede ella decidir si quiere o no continuar en la relación –tomando en cuenta las estructuras de poder que implica estar casada con un presidente–? (Vía: SCMP)

Lo peor es que este tipo de críticas al matrimonio están inspiradas y hasta propiciadas por el propio presidente. En marzo de 2018 hizo otro “chiste” referente a Melania en la cena Gridion de recaudación de fondos. “¿Quién será la primera persona en dejarme, Steve Miller [su asesor político] o Melania?“. Steve Miller fue el primero.

En mayo de 2018, Trump escribió un tuit para darle la bienvenida a su esposa… en el que escribió mal su nombre. En lugar de Melania escribió Melanie. ¿Fue un simple error de dedo, culpa del autocorrector o parte de la burla pública que le hace constantemente Melania?

“Increíble tener a nuestra Primera Dama de regreso con nosotros. Melanie se siente muy bien. ¡Gracias por sus oraciones y deseos!”

El presidente se ríe de su relación con Melania al tiempo que parece burlarse de su imposibilidad de dejarlo (por todo lo que implicaría divorciarse del presidente del país más poderoso del mundo). ¿Burlarse de Melania es su forma de vengarse por ser más popular que él? En una encuesta hecha por Quinnipiac se demostró que Melania es más querida y respetada que Trump.

Pareciera que Melania está dentro de un círculo vicioso: entre más se habla de ella, más se aleja de los reflectores, lo que genera incertidumbre y más rumores respecto a su matrimonio. Melania realizó únicamente ocho discursos durante su primer año, contrario a Michelle Obama que hizo 74 y Laura Bush que hizo 42. (Vía: Washington Post)

A pesar de las burlas a las que se ha visto sujeta, Melania ha sabido ocupar su puesto con una gran solemnidad –lo que no siempre se puede decir de su esposo–. Tal vez no llore si le disparan a Trump… ¿quién podría culparla?

Publicidad