Para algunos, el eclipse es la máxima comprobación de que la Tierra es plana

El eclipse solar, que está ocurriendo en estos momentos, es, para una minoría tan rara como necia, la confirmación de todas sus creencias: la Tierra es plana y el eclipse es la prueba irrefutable.

Un eclipse solar total es, para citar a Leonard Nemoy en Los Simpsons, un ejemplo inmejorable del “ballet cósmico”: a través de observar el movimiento de los cuerpos celestes, de encontrar los patrones y los tiempos fue posible para muchas civilizaciones anteriores a la nuestra entender que esta bola de polvo y agua se mueve y, así, generación tras generación, conforme nuestro entendimiento del mundo y del Universo aumentaba (y mejoraba, también, nuestra tecnología), corregíamos teorías, limpiábamos asperezas y nos fuimos dando cuenta de que ese “ballet cósmico” es, en realidad, un caos complicado que no podemos entender con el “sentido común”.

Siempre ha habido quien quiera rechazar la ciencia: creacionistas, homófobos y, ahora, “tierraplanistas”, todos formaban parte de un pequeño sector radical y… bastante desquiciado, pero que de un tiempo para acá ha ido cobrando fuerza o, al menos, fama. Sus teorías y explicaciones, la verdad, son bastante cómicas (como el hecho de que hay una “muralla de hielo” que evita que los océanos se vacíen porque #TierraPlana), pero nada se lleva las palmas tanto como la forma como han querido explicar que el eclipse es una comprobación de sus locuras.

Los conspiracionistas

Empecemos por los más… fáciles de explicar: los tierraplanistas que creen que todo es una conspiración de la NASA. En muchas, muchas, pero muchas ocasiones nosotros, otros medios y hasta académicos te han dicho que no veas directamente al eclipse, porque pones en riesgo tus ojos.

Ah, pues para ellos, en realidad es porque la NASA no quiere que sepas lo que en realidad está pasando, para que “no sepas la verdad”, incluso si el cielo está nublado, fue porque “ellos” cubrieron muy bien sus huellas… (Vía: IFL Science)

ajá…

Los que quieren ser científicos

Aquí es otra categoría por completo: más que gritarle “¡mentirosa!” a la NASA e “¡idiotas crédulos!” al resto de la humanidad, ellos, como un buen homófobo que dice no serlo, quiere explicar con “teorías científicas” por qué todo lo que sabemos desde el siglo XVII es mentira.

Algunos señalan que el camino que seguirá el eclipse “está al revés” de la trayectoria de la Luna o que, en realidad, la Tierra es el centro del Sistema Solar y los demás cuerpos celestes son los que giran a su alrededor en órbitas circulares semejantes, lo que hace que, inevitablemente, se crucen… Ah, y dicen que la Luna tiene no más de 16 kilómetros de diámetro. (Vía: The Flat Earth Society)

Uno de los mejores chistes, digo, explicaciones que tienen para decir que la mecánica celeste que nos explica el eclipse es la de la “sombra” de la Luna.

Estos sesudos “científicos” lo demuestran con una pelota y una lámpara: en la Tierra, todo objeto que se cruce con un haz de luz proyecta una sombra muchas veces mayor a su tamaño original; para ellos, las reglas terrestres son las únicas que existen, por lo tanto, si seguimos esa lógica, en un eclipse solar, la Luna debería de cubrir a la Tierra en su totalidad, y no, como pasa, una pequeña sección. (Vía: Buzzfeed)

Toma tres segundos desmentir esta “teoría”… y puedes verlo aquí:

Pero ya en serio, sí es peligroso andar desmintiendo a la ciencia

Finalmente, como ocurre siempre en el internet, son muchos idiotas los que tienen los más grandes megáfonos. Y sí, decimos “idiotas” porque hay muchos peligros sociales y políticos en negar tan torpe y tajantemente la ciencia: nuestro entendimiento en común, la forma como buscamos formas para salir de los mismos agujeros que hemos cavado por nuestra ignorancia.

Tal como los anti vacunas, como los homófobos y tránsfobos y como los negacionistas del cambio climático, los “tierra planistas” se niegan a aceptar que vivimos en un mundo con una historia dolorosa y compartida, que cada logro científico que hemos logrado ha costado vidas pero ha mejorado la de millones, que tenemos que encontrar esos puntos en común (que no son apolíticos, sino, justo, comunes) para entendernos, y la ciencia podría ser uno de ellos… O, como lo dice Neil deGrasse Tayson: