Santa Muerte: ¿cuál es el origen de este culto en México?

Contrario a la vida cristiana, que aspira a una vida ideal, el culto a la muerte ofrece expectativas más mundanas
(Imagen: Flickr)

La Santa Muerte es considerada un culto religioso vinculado a criminales, poblaciones carcelarias y gente con bajos ingresos. Además, es condenada por organizaciones cristianas en diferentes partes de México y otras partes del mundo. Sin embargo, esa religión es mucho más amplia y plural y, según México Desconocido, es uno de los cultos con la expansión más rápida en el país.

Pero, más allá de la polémica en torno a esta religión, que celebra a su ídolo cada 2 de noviembre, ¿de dónde viene?

Origen de la Santa Muerte

Para la antropóloga Katia Perdigón Castañeda, el culto a la Santa Muerte que tenemos en el siglo XXI no va más allá de mediados del siglo XX. Pero los antecedentes de esta religión viene de la época colonial, publicó el INAH.

De acuerdo con México Desconocido, la Santa Muerte nace de distintos elementos, tanto prehispánicos como europeos.

Las religiones prehispánicas, la muerte era considerada una necesidad del ciclo vital cósmico. Su representación era con Mictlantecutli y Mictacecíhuatl, señor y señora del Mictlán, el lugar de los muertos. Sin embargo, para Perdigón Castañeda, los elementos arqueológicos no son suficientes para tener un parámetro de los realmente se pensaba sobre la muerte en Mesoamérica.

La revista mexicana apunta que los españoles importaron al país la representación de la muerte como un esqueleto. A diferencia de las culturas prehispánicas, la muerte estaba estigmatizada por el pecado original, lo que la convirtió en tabú.

El concepto que llega desde Europa a México viene de una larga tradición cristiana. México Desconocido explica que entre los siglos XV y XVIII es cuando aparece el esqueleto. En este periodo es cuando el continente fue azotado por pestes y hambrunas. Previo a estas calamidades, la muerte era pensada como un estado, no como entidad.

El mundo artístico desarrolló la imagen de la muerte. Fue en los siglos posteriores que se le agregó elementos como la guadaña y la sotana. También se retomaron elementos de los dioses griegos del mundo antiguo y se le atribuyó la imparcialidad ante sus víctimas y la medición del tiempo para el mundo mortal.

La Santa Muerte en México

Perdigón Castañeda explica que los primeros rastros del culto se encuentra en el siglo XVII, en la veneración de San Pascualito Rey, una figura representada como esqueleto. Estos primeros cultos fueron sumamente herméticos para evitar represalias de conservadores. Hasta donde se sabe, la devoción a la Santa Muerte se transmitió de boca en boca.

“En la época colonial, la Iglesia católica vio como una herejía esta veneración hacia la imagen esquelética de la muerte. De acuerdo con documentos inquisitoriales de los siglos XVII y XVIII que pude consultar, las represalias no iban dirigidas a la gente involucrada, sino a la acción en sí, incluso en 1797 se arrasó una capilla en el pueblo de San Luis de la Paz, donde se ejercía este culto”, expresó Perdigón.

Pese a mantenerse al margen, la religión no es considerada una contraposición al cristianismo. La doctrina es justamente el sincretismo. De acuerdo con la revista, la distinción se encuentra en que el culto no representa estatutos morales.

Fue en 1965, en Hidalgo, cuando se manifestó abiertamente el culto a la Santa Muerte. Mientras que al inicio se relacionó a personas que arriesgan su vida, como delincuentes y policías, para el sociólogo Bernardo Barranco, el culto es una manifestación religiosa de los problemas sociales en México. La muerte, en este sentido, ofrece un horizonte alcanzable para las clases populares. Esto se contrapone con el cristianismo, que predica una forma de vida inalcanzable.