¿Quiénes son los verdaderos Reyes Magos?

¿Por qué sabemos tan poco de la historia de los Reyes Magos?
Imagen: (Victoria Valtierra/Cuartoscuro)

Todos los niños esperan el 6 de enero porque por la madrugada los Reyes Magos llegan a la casa para dejar un regalo, en México todos sabemos de su existencia, pero no sabemos la historia de estos personajes, ni quienes son los verdaderos Reyes Magos (más allá de los padres y madres).

De entrada los Reyes Magos son personajes de la biblia, quienes siguieron la Estrella de Belén (que es la conjunción de Saturno y Jupiter) para encontrase con Jesús recién nacido o el próximo Rey de Reyes. Para su visita llevaron como ofrenda: oro, incienso y mirra al neonato.

El Rey Herodes escuchó del nacimiento de un nuevo Rey, como tenía miedo a ser destronado ordenó que lo buscaran. Los Reyes Magos se detuvieron en el Palacio de Herodes, donde este les preguntó dónde estaba el nuevo Jesús y ellos no respondieron porque se les advirtió en un sueño que no lo dijeran.

Imagen: (Victoria Valtierra/Cuartoscuro)

La historia se encuentra en un breve pasaje en el Evangelio de San Mateo, no se sabe más de ellos y solo aparecen en esa parte de la biblia. Surgen muchas dudas, se desconoce cuántos reyes son y sus nombres.

Entonces, ¿de dónde viene la historia y la identidad de los Reyes Magos en México?

Todo es una mera suposición, el número de reyes quizá sea correspondiente al número de regalos o no. Por ejemplo, en Oriente la tradición dicta que son 12 Reyes Magos. En otras representaciones muestran a dos o hasta ocho.

Ahora, ¿de dónde sacaron los nombres? En la tradición occidental, los tres magos eran Melchor, Gaspar y Balthazar. Se dijo que estos hombres procedían de Irán, India e Irak, respectivamente. Aunque en Siria sus nombres son: Larvandad, Hormisdas y Gushnasaph. 

En la tradición armenia, Kagba, Badadakharida y Badadilma son los nombres de los magos. No se sabe de dónde provienen los nombres, alguien escribió una historia más allá de lo que se escribió en la Biblia.

La verdad es lo que más importa es que está tradición continúe para que los niños y niñas sigan recibiendo regalos el 6 de enero.

 

Publicidad