¿Quién es Manuel Bartlett, próximo director de CFE?

Imagen: Especial

Una de las decisiones más polémicas del virtual presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, fue el anuncio de que la dirección de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sería ocupada por Manuel Bartlett, quien es un ex priista muy famoso, ya que ha sido señalado como el principal artífice del fraude electoral de 1988, particularmente por la caída del sistema del programa de resultados electorales preliminares (PREP).

Durante ese tiempo, Bartlett fue el secretario de Gobernación del presidente Miguel de la Madrid y, entre sus funciones estaba la administración de la Comisión Nacional Electoral (CNE), entidad encargada de organizar los procesos electorales; sí, en ese tiempo el gobierno federal controlaba el órgano electoral del país, recordemos que las instituciones electorales se ciudadanizaron hasta 1990, justo como consecuencia del entorno poselectoral de la elección realizada 2 años antes.

Imagen: Especial

La elección de 1988 fue una elección cerrada entre el candidato del PRI, Carlos Salinas de Gortari y Cuauhtémoc Cárdenas, del Frente Democrático Nacional, que fue resultado de una escisión de la izquierda priista, entre los que estaban personajes como, el propio Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez quienes se aliaron con algunos partidos de izquierda, como el Partido Mexicano Socialista (PMS), el Partido Popular Socialista (PPS), el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) y el Partido Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (FCRN).

En la historia de México, nunca se había presenciado una elección tan competida, ya que hasta ese momento, el PRI había ganado todas las elecciones por un amplio margen, las razones las conocemos todos: el corporativismo, la corrupción, la marginación de la oposición, es decir, todos esos ingredientes que conformaron al PRI como partido hegemónico en el sistema político mexicano.

Pues Manuel Bartlett fue parte de esa maquinaria y en ese tiempo él era el responsable de organizar el proceso electoral. Si bien el símbolo del (nunca comprobado pero por todos conocido) fraude de 1988 fue la famosa caída del sistema del PREP, poco tuvo que ver ese hecho con el fraude en sí, ya que como bien señala Sergio Sarmiento en su columna de Reforma,Bartlett y la CFE“, el fraude del 88 no fue electrónico.

¿Por qué? El PREP solo es un sistema de cómputo de actas; es decir, el fraude habría sido perpetrado de forma tradicional: urnas embarazadas, coacción y compra de voto, voto corporativo, uso de recursos públicos con fines electorales, entre otras muchas cosas que todos conocemos.

Imagen: Especial

En ese sentido, Manuel Bartlett realizó a cabalidad una de las funciones que tenían en ese tiempo los secretarios de Gobernación: la de operar como “juez y parte” en dicha elección, ya que por un lado se encargaba de organizar logísticamente los comicios y, por otra, de operar la maquinaria del gobierno en favor del partido y su candidato oficial.

Podría decirse que cualquiera en su lugar literalmente habría hecho lo mismo, porque coordinar elecciones inclinando todo a favor de un partido era una actividad que ya venía por default en el puesto. Suena terrible, pero así de contundente operaba el sistema político en esos días; no por nada duró tantas décadas.

El resultado de la elección la conocemos todos: el candidato ganador de las elecciones fue Carlos Salinas de Gortari y, Cuauhtémoc Cárdenas aceptó el resultado a pesar del descontento social poselectoral que se generó.

Imagen: Especial

Como resultado de este periplo nació el PRD como oposición organizada de izquierda. Ante el descrédito hacia el sistema electoral, poco tiempo después, el mismo Salinas fundaría el IFE, casi a la par de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Conaculta; tres instituciones fundamentales que, por lo visto, tuvieron un parto doloroso.

Bartlett por su parte fue recompensado por el gobierno entrante de Salinas de Gortari, quien para AMLO es la cabeza de “la mafia del poder”, con la Secretaría de Educación Pública (SEP) de 1988 a 1992 y, posteriormente con la gubernatura del estado de Puebla en el periodo de 1993 a 1999.

Después del papel crucial que tuvo en 1988, su actual nombramiento es, cuando menos, paradójico.

Si quieres profundizar en el tema, te dejamos algunos artículos:

Breve historia electoral de México
A la luz de las actas. Un análisis de la elección presidencial de 1988
Geografías de la alternancia (1985-2000)
1988: aquellos tiempos
Las sombras del 88