¿Qué son los ‘swing states’ y por qué importan tanto para elegir al presidente de Estados Unidos?

Los estados péndulo son fundamentales para dar el triunfo a Trump o a Biden
(Imagen: IPTC)

Se han emitido al menos 94 millones de votos anticipados emitidos en la víspera del día de las elecciones 2020 de Estados Unidos. Si bien es muy pronto saber quién será el ganador, hay por lo menos 13 estados, conocidos como swing states, que serán fundamentales para determinar al ganador.

Los estadounidenses están participando en una elección muy disputada para presidente, un tercio del Senado y toda la Cámara de Representantes.

El colegio electoral es fundamental para comprender la conversión de votos en éxito en cualquier elección presidencial de Estados Unidos.

Para ganar la presidencia, un candidato necesita por lo menos 270 votos electores. El colegio electoral fue crucial en la victoria de Trump en 2016. Perdió el voto popular por poco menos de 3 millones de votos, pero ganó la presidencia con 306 votos del colegio electoral frente a los 232 de Hillary Clinton.

Y gran parte de esos votos electorales los obtuvo de los llamados swing states o estados pendulares.

¿Qué son los swing states?

El término de estado pendular se refiere a cualquier estado que podría ser ganado por el candidato presidencial demócrata o republicano mediante una variación de votos.

Estos estados suelen ser el objetivo de las campañas de los dos partidos principales de Estados Unidos, especialmente en elecciones competitivas, como lo es la de 2020.

¿Cuáles son los swing states para las elecciones de 2020?

El sitio especializado en análisis de estadísticas, FiveThirtyEight, identificó a los siguientes estados como swing states:

  • Arizona
  • Georgia
  • Florida
  • Iowa
  • Michigan
  • Minnesota
  • Nevada
  • New Hampshire
  • Carolina del Norte
  • Ohio
  • Pensilvania
  • Texas
  • Wisconsin

Estos estados han sido escenario de contiendas cerradas en las últimas campañas presidenciales

La selección de estos estados se basa en una variedad de factores:

  • Encuestas
  • Demografía
  • Historial de elecciones pasadas y recientes
  • Registro de votantes
  • Entrevistas con funcionarios de partidos estatales y locales, estrategas y encuestadores.

Las campañas individuales también han revelado los lugares que están priorizando a través de la dotación de personal, la asignación de recursos, la publicidad en televisión y radio y las visitas de candidatos.

El particular caso de Ohio

Ohio tiene historia de su lado al establecerse no solo como un swing state. Es el estado que debe ganar un candidato para ganar la presidencia de Estados Unidos.

Ha cambiado de un partido a  otro durante la última docena de elecciones presidenciales, moviéndose tentadoramente hacia la izquierda o hacia la derecha lo suficiente para que ambos partidos se esfuercen por ganarlo. Desde 1944, los habitantes de Ohio han seleccionado al candidato perdedor solo una vez, cuando votaron por  Richard Nixon por sobre John F. Kennedy en 1960.

Los 18 votos electorales del estado  dieron la victoria a Barak Obama  en 2012 y a Donald Trump en 2016. Por  lo tanto, se cree que para las elecciones de 2020, Ohio será fundamental para que la  reelección de Trump o el triunfo de Joe  Biden.

Con información de FiveThirtyEight
Publicidad