¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Qué demonios con la felicitación de Salinas a AMLO?

Imagen: Especial

Todos vimos la felicitación de Trump, todos vimos las felicitaciones de Fox y Calderón, pero por mucho la felicitación por la victoria de AMLO que más nos sacó de onda fue la carta que envió Carlos Salinas desde su casa al sur de la CDMX.

Ya sabemos que AMLO prometió reconciliación para todos aquellos con quienes tuvo roces pero… ¿neta con Salinas? Y no es que Salinas nos caiga particularmente mal, pero tras leer la carta nos quedamos así:

La carta es tan escueta que bien podría haber sido un tuit, pero Salinas al parecer es lo suficientemente oldfashioned como para enviar una carta a un periódico (lol) impreso.

 

Imagen: Especial

“Cada uno desde su ámbito de responsabilidad habremos de apoyarlo porque si al Presidente López Obrador le va bien a México le irá bien. Bienvenida la reconciliación que permita la unidad de la República. Es por México. Siempre primero México”, puede leerse en la carta del expresidente que llegó al poder por una controvertida elección.

Puede, sin duda, interpretarse esta carta como el gesto de un demócrata. Pero también puede interpretarse como el gesto de alguien que se cuida las espaldas; ¿o a poco 18 años de llevarse de la patada se olvidan tan fácil?

No lo olvidemos: AMLO lleva todo el siglo alegando que Salinas es ‘jefe de la mafia del poder’. Por años el expresidente era llamado como El Innombrable. Mientras que Salinas, por su parte, apenas en enero publicó una cuantas líneas con evidente dedicatoria al candidato ganador:

¿Seguirá el debate electoral anclado como desde hace 30 años al falso dilema neolioberalismo-populismo? ¿En todo caso se le dará sentido a ese debate precisando que el neoliberalismo deja a la ciudadanía desarticulada en una sociedad disminuida y a merced de los abusos del mercado? ¿Y que el populismo arrasa las iniciativas ciudadanas con sus métodos clientelares de control social y a través de los abusos de gobiernos que se atribuyen la potestad de organizar las fuerzas sociales, en una especie de socialismo de Estado? (Vía: El País)

¿De pronto la carta de Salinas no parece un poco como si Voldemort le escribiera unas líneas cursis a Harry Potter? ¿Tal vez Voldermort no era taaaaan malvado? La solución no debe ser necesariamente tan simple.

Para nosotros esta carta no es más que una carta, un gesto algo demócrata y algo cuidadoso. Como todos los periódicos que se le empinaron a AMLO desde el primer día (cof, cof, Milenio y La Prensa) con titulares conciliadores, Salinas bien podría solicitar que queden ya limadas las asperezas.

Sin embargo, los más suspicaces tal vez vean en este gesto dos opciones que para algunos parecerán exageración y para otros pura sensatez:

  1. Acaso AMLO sigue encarnando mucho del viejo PRI que representó Salinas; al final del día, su anunciado secretario de Comunicaciones y Transporte, Javier Jiménez Espriú, ocupó el mismo cargo con Salinas de Gortari.
  2. Acaso AMLO realmente nunca fue un verdadero ‘peligro para México’ como decían sus detractores; incluso, más específicamente, no era un peligro tan grande para el modelo económico que impulsó Salinas.

¿Ustedes qué opinan?