¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

La pornovenganza en la política de Estados Unidos: el caso de Katie Hill

Katie Hill, política estadounidense, renunció cuando se filtraron sus fotografías íntimas
Katie Hill renunció porque se filtraron sus fotografías íntimas

No es noticia que hay muy pocas mujeres en la política global. Durante años se les negó un espacio en la esfera pública y, aun cuando lo consiguen, son atacadas por cuestiones personales y no por sus ideas políticas. Del “nasty woman” de Trump a las fotografías íntimas de Katie Hill, las mujeres en la política son atacadas sólo por ser mujeres.

También te puede interesar: Michelle Vieth, víctima de violencia digital, pide castigo a quienes filtren videos íntimos

Sobre el caso de Katie Hill habría que comenzar anunciando que no se trata de una situación en blanco y negro –ninguna lo es–. A Hill se le pueden criticar varias cosas, pero eso no justifica la victimización y violencia mediática que sufrió por ser mujer, una mujer en la política.

Katie Hill es representante del Congreso para el estado de California, o lo era, pues renunció oficialmente el 31 de octubre. ¿La razón? Se filtraron sus fotografías íntimas. Ella y su esposo –que pronto será exesposo– tuvieron una relación (un trío, pues) con una joven de 20 años.

Esta joven, además, trabajaba como asistente de Hill. La relación hubiera podido desatar una discusión sobre las posiciones de poder en relaciones sexoafectivas. Pero pareciera que la crítica no estuvo dirigida hacia la diferencia de edades, o hacia el posible conflicto de intereses (aunque las reglas de ética del Congreso no implican directamente a los asistentes de campaña) sino hacia la sexualidad de Hill. (Vía: Vox)

Katie Hill es, según Refinery, la primera representante abiertamente bisexual del congreso estadounidense. ¿Se le está castigando por tener una sexualidad “disidente”? ¿Por vivir libremente su deseo sexual? ¿Por tener una vida privada?

Imágenes explícitas de Katie Hill fueron compartidas por varios medios a nivel internacional. Sin su consentimiento. Muchas de estas imágenes ni siquiera estaban relacionadas con la relación que Hill llevaba con una mujer de su campaña. Por ejemplo, Daily Mail presentó fotografías de Hill desnuda fumando y desnuda en el jardín ¿esto hubiera afectado su conocimiento político? (Vía: The Atlantic)

Cuando otros políticos han sido acusados por llevar una relación sexual extramarital, como Al Franken, no se promueve el escrutinio de sus cuerpos. Es difícil encontrar el cuerpo desnudo de un hombre en medios de información, aun cuando se refiera a críticas de su conducta sexual, ¿por qué? Porque los votantes y colegas no necesitan ver su cuerpo desnudo para decidir sobre su capacidad laboral. De hecho, nadie debería de ver el cuerpo desnudo de Hill, excepto las personas a las que ella le haya mandado las fotografías.

Se cree que las fotografías fueron filtradas por su futuro exesposo. Pero la culpa no se quedaría ahí. ¿Qué pasa con el fotógrafo que las aceptó? ¿El medio que las publicó? ¿Los contrincantes que aprovecharon la situación para desacreditarla? (Vía: Boston Globe)

Fue en medio de este ataque mediático que Hill decidió renunciar. No porque haya sido culpable de algo sino porque, en sus propias palabras, no quiere que sus “imperfecciones se usen como armas para destruirla“.

“No permitiré que mi situación sea una distracción ante la crisis constitucional que estamos viviendo ni el trabajo crítico de mis colegas”. 

Igualmente, en su discurso de renuncia, criticó la doble moral de la política estadounidense, donde Donald Trump, a pesar de sus varias denuncias de acoso, es la figura política más importante del país. Diversos políticos estadounidenses han sido criticados por su conducta sexual, desde Bill Clinton hasta Trump. Ninguno ha renunciado.

Me voy por la doble moral. Me voy porque no quiero ser usada como ficha de cambio. Me voy porque no quiero ser atacada en periódicos y blogs y páginas de Internet, ni usada por operativos sin vergüenza para su política sucia“. (Vía: CNN)

La pornovenganza está penada en cuarenta y seis de los cincuenta estados de Estados Unidos, ¿la sentencia será suficiente para resarcir el daño público y político de Katie Hill? Ella ha prometido que dedicará su vida a combatir la pornovenganza y a evitar que este tipo de ataques disuada a mujeres de participar en la política.

Las mujeres deberían de poder expresar sus ideas políticas sin miedo a que se usen sus fotografías íntimas para desacreditarlas. Las mujeres tienen derecho a una vida sexual. Las mujeres tienen derecho a su deseo. La pregunta no es por qué se tomaron las fotos, sino por qué se compartieron. Y ¿por qué está siendo castigada Katie Hill por vivir su vida sexual y no su esposo por humillarla públicamente? 

“Katie Hill pack” en las búsquedas de Google. (Imagen: Google)

Las búsquedas de Google mostraban que los usuarios estaban más interesados en ver el cuerpo expuesto de Hill a conocer su historia o su punto de vista. La segunda búsqueda era “Katie Hill Pack”, ¿pasa esto con los hombres en la política?