¿Por qué es controvertida la postura de EPN frente a Ayotzinapa en su sexto informe?

Para su sexto y último informe de gobierno, Enrique Peña Nieto (EPN) decidió incluir su postura sobre lo que sucedió el 26 de septiembre de 2014 con los 43 normalistas desaparecidos de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa y, con una habilidad retórica sorprendente, Peña Nieto logró contradecirse en menos de los dos minutos que dura el video.

En el video lanzado el 29 de agosto de 2018 por la mañana, puede verse la expresión compungida y severa del presidente que termina su mandato el próximo 30 de noviembre. Según sus declaraciones, la Procuraduría General de la República (PGR) atrajo un caso local (el de la desaparición de los jóvenes en Guerrero) al ámbito federal para realizar una “investigación profunda y amplia” al respecto; pero ante la “negativa de los padres” a aceptar las “evidencias claras y contundentes de que […] los 43 jóvenes habían sido incinerados por un grupo delincuencial”, se tuvo que abrir la investigación “una” Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Allí está la primera laguna de su discurso: el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) se formó para brindar asistencia técnica a la investigación y otorgar recomendaciones al Estado mexicano sobre ésa y las 34 mil 656 personas desapariciones registradas de manera oficial, no sólo para tener acceso a la investigación en curso.

Una de las conclusiones más relevantes que el GIEI dio a conocer en su primer informe fue que, a pesar de que el hallazgo de restos humanos mezclados con cenizas, tierra y material de combustión y de la identificación de un resto óseo correspondiente a uno de los normalistas desaparecidos, las condiciones de dicho acto y las versiones sobre los hechos siguen siendo contradictorios”.

La versión oficial de la PGR, que los 43 normalistas desaparecidos habían sido incinerados en el basurero de Cocula, resultó ser falsa. El Dr. José Torero, especialista consultado por el GIEI determinó que no existía ninguna evidencia que apoyara la idea de que 43 cuerpos fueron incinerados en el basurero de Cocula. Con la evidencia existente no podía ni siquiera afirmarse que se hubiera hecho una pira para cremar un solo cuerpo en el lugar. Estos análisis fueron reforzados por los estudios de la zona, que realizó el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que en su informe final señala que:

“En el sitio del Basurero de Cocula no fueron halladas señales de daño o alteración por la acción del fuego compatible con de exposición a altas temperaturas necesarias para un proceso de quema de 43 cuerpos en la fecha del 26 y 27 de Septiembre de 2014.” (Vía: EAAF)

Las evidencias de quemas que tuvieron lugar en el basurero de Cocula corresponden a diversos eventos, ocurridos a lo largo de varios años y no es posible otorgar a cada uno de ellos una fecha específica. Los resultados del EAAF fueron asimilados en las investigaciones del GIEI, por lo que su conclusión sobre la falsedad de la versión oficial de los hechos nunca se debilitó.

Por esa razón, las declaraciones de Peña Nieto son muy extrañas: por un lado, menciona la colaboración del GIEI en el caso; pero, por otro, niega sus conclusiones. En resumen, el presidente sostiene una versión oficial de los hechos que es científicamente imposible.

Quizás, la parte más sorprendente del comunicado de EPN sea su declaración de sentimientos sobre los hechos, que parece sugerir que las familias “no aceptan” la versión oficial sobre la muerte de sus hijos por el dolor que ocasiona la pérdida y no porque un equipo internacional de expertos avala su imposibilidad.

En lo personal y con el dolor que causa y con lo que significa la pena para los padres de familia, yo estoy en la convicción que lamentablemente pasó, justamente, lo que la investigación arrojó. Sé que lamentablemente la pérdida de un hijo no hay forma de repararla”, aseguró EPN.

Por: Redacción PA.