¿Por qué es bueno comprar productos mexicanos?

Básicamente se trata de considerar los beneficios del consumo local
(Imagen: Cuartoscuro)

Cuando quieres comprar tu despensa, ¿a dónde vas? ¿Qué hay de otros artículos en casa o incluso de tus prendas? Siempre que hacemos la elección de qué comprar podemos buscar lo que llega de otros países o, simplemente, comprar local. Si bien hay ventajas en comprar lo que se importe al país, es bueno recordar las ventajas de comprar productos mexicanos.

“Hemos visto una ‘moda’ hacia preferir productos hechos en México. Esto no sólo es un renacer del sentimiento nacionalista sino también una forma rentable de eliminar riesgos y dar certidumbre a la cadena de suministro”, explica Jean Marchand, de Accenture México en una columna para Forbes.

Es decir, para Marchand, consumir local puede traer enormes beneficios a proveedores y productores mexicanos a mediano y largo plazo. Esto es porque cuando estas empresas crecen, pueden ofrecer más trabajo y mejor competitividad en el mercado.

Pero, claro, como consumidores también podemos encontrar otro tipo de beneficios.

Beneficios de comprar productos mexicanos

De acuerdo con la revista Entrepeneur, existe una serie de impactos positivos a la hora de consumir local. Estos se pueden reducir en cuatro puntos.

El primero es que, a la hora de comprar local, estamos fortaleciendo a las familias mexicanas. En segundo lugar, se está redistribuyendo la riqueza en el país. En tercer lugar, estás adquiriendo productos no monopolizados que en muchos casos son únicos. Finalmente, y quizá lo más importante, cuando compras productos mexicanos estás ayudando al fortalecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Ahora, según la publicación, el 90% de las empresas en México son micro, pequeñas y medianas (o MIPyMES). Es decir: son locales. Además, estas generan hasta el 70% de todos los empleos a nivel nacional. ¿Qué significa esto? Cuando compramos productos mexicanos, estamos apoyando a una empresa que también está generando empleo para alguno de nuestros conciudadanos.

“En los beneficios al consumidor final se destaca sobre todo el hecho de poder adquirir productos frescos, lo cual es muy importante sobre todo en comestibles, pues la recolección es más reciente que aquellos que tuvieron que viajar desde otras partes del mundo”, señala también el Instituto Nacional de Economía Social.

Si bien la dependencia hace énfasis en la comida, también explica que comprar local reduce los costos finales en los productos que adquirimos.

(Imagen: Cuartoscuro)

Y hay un punto más a considerar. En estos tiempos donde el medio ambiente es primordial, el instituto nos recuerda que al tener una cadena de distribución más reducida, también se consumen menos recursos para su traslado. Esto se traduce en una menor contaminación al medio ambiente.

Realmente cuando uno busca qué comprar hay muchas opciones. Claro, no se trata simplemente de comprar productos locales por un fanatismo nacional: hay beneficios evidentes. Y como vimos anteriormente, estos ayudan a nuestro vecino, a mexicanos en otras partes del país, a nuestra economía y hasta a nuestro medio ambiente.

Publicidad