¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Cómo ha hecho Polonia para ser potencia en educación en tan solo 20 años?

Su historia de éxito es admirable, aunque también tiene una parte de oscura
(Imagen: Embajada de la República de Polonia en México)

Este año, Polonia fue uno de los primeros diez lugares del mundo en el informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), siendo evaluado junto a otros 79 países o regiones durante 15 años. ¿Cómo lo han conseguido?

Te recomendamos leer: El reverso de la medalla: Singapur, líder en informe PISA sobre educación

Polonia a finales de la Segunda Guerra Mundial (Imagen: República)

Contexto Histórico

Durante la segunda mitad del siglo XX, Polonia sufría los estragos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), reflejados en la escasez vivida por las familias.

En cuanto a la educación, el país también dejaba mucho que desear, pues la mitad de los adultos del área rural apenas había alcanzado la educación primaria.

Reforma Educativa

Desde la perspectiva de Amanda Ripley, autora de “Los niños más inteligentes del mundo”, el éxito puede comprenderse a partir del análisis de los cambios aplicados en su sistema educativo.

En 1999, se aplicó una reforma que vendría a modificar los estándares educativos y económicos de la nación polaca. ¿En qué consistiría?

  • Las escuelas tendrían más libertad en la elección de libros de texto cuya diversidad era extensa.
  • A una cuarta parte del profesorado se le exigió volver a la facultad para perfeccionar su formación.
  • Se adicionó un año extra a la educación antes de pasar a la secundaria, etapa en que los alumnos eran “categorizados”, es decir, dirigidos a una enseñanza profesional/técnica o regular/académica.

Polonia se ha recuperado en materia de educación en 20 años (Imagen: Magisterio)

Ripley menciona en su libro, que este último cambio conllevó a la construcción de 4,00 escuelas más en todo el país, e impulsó a elevar las capacidades de los alumnos. Prueba de ello, fue el desempeño en el primer examen PISA en el 2000 por estudiantes que cursaron este año adicional, en comparación a aquellos que ya habían sido parte de la “categorización”. La puntuación de los primeros supero con más de 100 puntos a la de estudiantes directamente transferidos a la formación secundaria.

La tercera prueba PISA, llevada a cabo en 2009, colocó a los polacos arriba de otras naciones desarrolladas como EE.UU.

Este año, la reforma fue ampliada, focalizándose en la calidad del personal académico y ofreciendo un currículo centrado en la experimentación, la investigación, la resolución de problemas, la colaboración y el razonamiento. (Vía: Universia)

¿Hurra para todos?

Hasta ahora, todo parece miel sobre hojuelas. Sin embargo, algunos de los protagonistas de esta historia no lo han pasado demasiado bien ¿Pueden imaginar quienes?

Según datos de un informe elaborado por la Organización para la Cooperación el Desarrollo Económicos (OCDE), en 2015, los profesores tenían una remuneración debajo del promedio de otros profesionales polacos de educación superior.

En abril de ese año, los profesores realizaron una huelga histórica, y las actividades se detuvieron en más de la mitad de las escuelas en las ciudades más grandes de Polonia.

En aquel momento, fue reelegido el partido de extrema derecha Ley y Justicia (PiS), siendo concebido como antidemocrático. La demanda de un aumento salarial para los docentes no fue atendida por el gobierno. 

Alumnos protestando en Varsovia en apoyo de los profesores huelguistas (Imagen: World Socialist Web Site)

De acuerdo a un artículo publicado por el diario El Español, en Polonia, una cajera de supermercado sin experiencia, aspira a un suelo de 615 euros, mientras que una profesional de la docencia, habiendo estudiado maestría y conseguido una plaza pública, comienza su trayectoria ganando 520 euros.

Ripley apunta que aquellos profesores que logran conseguir trabajo, no ganan buenos salarios, y a la vez reconoce la capacidad de resiliencia de la nación polaca.

“Polonia ha logrado un avance revolucionario y espectacular, demostrando que incluso los países que han sufrido adversidades pueden lograr una mejoría en su educación en cuestión de pocos años”, explica Ripley en su libro.

Con información de: BBC