Patreon suspende cuentas con ‘contenido adulto’, otro golpe para trabajadores sexuales

En junio de 2018 Patreon anunció que cambiarían sus regulaciones y prohibió toda creación pornográfica
Patreon impone regulaciones contra creadores de contenido para adultos.

Las y los creadores de contenido “para adultos” están cada vez más desprotegidos. Su contenido está prohibido en Facebook e Instagram. Están silenciados en Tumblr y, ahora, podrían perder su financiamiento en Patreon (una plataforma que permite el financiamiento comunitario de creadores independientes).

En junio de 2018, la empresa de Patreon anunció que suspendería a los creadores de contenido para adultos debido a nuevas regulaciones de sus socios. A partir de estas regulaciones, hasta las publicaciones con desnudez implícita podrán ser suspendidos.

Patreon declaró que crearon regulaciones para bloquear incesto, bestialidad, imágenes sexuales de menores y violencia sexual. A su vez, reafirmó que la política de Patreon contra la pornografía no ha cambiado y que no se permitirá contenido que muestre a personas teniendo relaciones sexuales ni masturbándose. (Vía: Jack Conte, CEO de Patreon)

Sin embargo, las palabras de Jack Conte no mermaron la molestia de los creadores. De hecho, la empeoraron. El comunicado de Patreon sostiene que muy pocos creadores van a sufrir directamente con las nuevas políticas. Esos “muy pocos” posiblemente serán minorías que ya se encuentran desprotegidas: queer, trans, personas que no hablan inglés, personas con discapacidades y personas de color. (Vía: Vice)

Los creadores también sostienen que la diferencia entre contenido adulto y pornografía no queda clara en la definición de Patreon. ¿Se vuelve pornográfico cuando deja de ser estético? ¿Quién define eso? ¿Hay manera de medir los valores estéticos sin caer en subjetividades?

A todo esto, ¿por qué es importante que haya contenido “para adultos” en redes sociales?  Mientras que la industria pornográfica es una industria multimillonaria en manos de algunos hombres, la pornografía y “contenido adulto” amateur, funciona como una manera de experimentar la sexualidad en términos propios. 

Es decir, la pornografía comercial tiende a degradar a la mujer y a crear expectativas poco realistas sobre el sexo. Sin embargo, los creadores de “contenido adulto” muestran experiencias reales. Se muestran a sí mismos. Muestran su propia sexualidad. Y así, contrarrestan los daños que causa la gran industria pornográfica al tiempo que pueden ganarse la vida… porque, también, gran parte de la gente que vive de hacer “contenido adulto” no tiene la posibilidad de ganarse la vida de otra forma. 

Los creadores de Patreon han firmado una carta colectiva en la que le piden a la plataforma que “no los abandone“. Más de dos mil creadores y clientes han firmado la petición. 

Uno de los elementos que diferenciaban a Patreon de otras redes sociales, era que los mecenas podían destinar su dinero hacia ciertos proyectos. Los clientes pueden elegir qué tipo de película pornográfica quieren que se haga, cómo quieren que se haga, etc. Pero las nuevas regulaciones de Patreon han prohibido que el dinero se utilice para producir películas o contenido webcam.

Un medio que se reconocía por permitir todo tipo de trabajo creativo ha impuesto regulaciones que niegan la libre expresión sexual, dañando a los creadores y permitiendo que la gran industria pornográfica sea la única manera de accesar a contenido sexual.