Hermanos Moreira son acusados ante la Corte Penal Internacional

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y más de 15 ONGs denunciaron ante la Corte Penal Internacional (CPI), los crímenes de lesa humanidad cometidos durante los gobiernos de los hermanos Moreira. La denuncia está construida a partir de 500 casos estipulados como crímenes de lesa humanidad y declaraciones de ex integrantes de los zetas, realizadas desde el 2013 ante tribunales en Texas.

A través de un informe detallado se da cuenta de la colusión de todos los niveles del gobierno de Coahuila con el grupo criminal de los Zetas. Además detalla de manera sistemática los casos de tortura, desaparición forzada y la corrupción entre autoridades y delincuentes. El documento esta basado en 500 casos (detenciones arbitrarias, tortura y desaparición forzada)  y particularmente en expedientes de 73 víctimas. Además de incluir dos hechos que marcaron al estado, la matanza en Allende y las masacres en penal de Piedras Negras, el cual también funcionó como un centro de operaciones de los Zetas.

Allende

“México: Asesinatos, desapariciones y torturas en Coahuila de Zaragoza constituyen crímenes de lesa humanidad”, es el nombre del informe que fue entregado el pasado 6 de julio por el obispo Raúl Versa en la sede de la CPI en La Haya capital política de Holanda, quien estuvo acompañado por las abogadas Ariana Denice García Bosque de Familias Unidas y Jimena Reyes de la FIDH.

“Tuvimos una audiencia con la fiscalía para exponer estos crímenes, porque advertimos que no hubo voluntad del Estado mexicano para investigar y condenar a los perpetradores. Obviamente, gran parte de la responsabilidad en línea ascendente recaería sobre Humberto y Rubén Moreira.” Dijo Ariana Denise para La Jornada

 

Presentación del informe

El informe fue sistematizado por las investigadoras Anna Smulders y Stephanie Corte y supervisado por el director de la Clínica de Derechos Humanos de la Escuela de Derecho de la Universidad de Texas, Ariel Dulitzky, expresidente del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias de la ONU (GTDFI). (Vía: Proceso)

El documento 72 páginas está cuidadosamente dividido en tres partes: la Competencia de la Corte Penal Internacional; el Contexto general y específico de los crímenes y Los crímenes de lesa humanidad cometidos en Coahuila. Además de la conclusión y un apartado de Anexos en donde están descritos los 32 casos que respaldan el documento.

A manera de conclusión el informe detalla lo siguiente:

“La presente comunicación demuestra que existe una base razonable para concluir que en Coahuila, entre los años 2009 y 2016, se han cometido crímenes de lesa humanidad de competencia de la CPI (en su modalidad de privación grave de la libertad física, tortura y desapariciones forzadas), como parte de un ataque sistemático contra la población civil de dicho Estado.

Tales crímenes de lesa humanidad han sido cometidos por Los Zetas y las fuerzas especiales responsables de la seguridad en Coahuila (Policía Municipal, Policía Estatal Acreditable, GRI, GATE, GATEM y/o GRUPO DE ELITE, GROM) en dos periodos distintos y con matices diferenciados en su actuación: del 2009 al 2011, las autoridades estatales responsables de la seguridad han cometido crímenes de lesa humanidad de forma conjunta con los Zetas en un contexto de innegable colusión.  Del 2011 al 2016, las autoridades estatales responsables de la seguridad han cometido crímenes de lesa humanidad directamente a través de las fuerzas especiales.”

Hasta el momento, el ex gobernador Humberto Moreira ha calificado al documento de falaz y ha llamado al FIDH a debatir de manera pública. (Vía: Reforma)

La FIDH y cientos de personas tuvieron que acudir a la CPI, porque las autoridades mexicanas no hicieron nada al respecto y no son los únicos que se han visto obligados a buscar ayudar y atención internacional pues además de haber sufrido violencia directa, la violencia estructural del Estado basada en la omisión permite que estos crímenes queden impunes. 

Publicidad