Le dicen a Calderón ‘Presidente ilegítimo’: no fue AMLO, fue Moreira

Desde hace ya varios meses, Felipe Calderón ha utilizado su cuenta de Twitter como una plataforma para la campaña presidencial de su esposa, Margarita Zavala. Sin mucha atención a las elecciones locales que están corriendo este año, el expresidente se ha entregado en cuerpo, cuba y alma a lanzar ataques en redes contra los más abiertos opositores de Zavala (que, de paso, son también los suyos).

Como ya te hemos informado, hay un pleito continuo entre el ex presidente y el ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira. Este fin de semana, se dio otro round más entre los ex mandatarios. El domingo, y prácticamente de la nada, Calderón lanzó un par de tuits en la mañana:

Por lo general, acusaciones como estas, en pleno proceso electoral en Coahuila, son cosa del diario y ni siquiera ameritan ser noticia. Pero todo cambia cuando se meten al ruedo el acusado y un tercero a armar más relajo: Humberto Moreira le respondió en un video en su cuenta de Facebook, y Andrés Manuel López Obrador llamó a una conferencia de prensa para dar a conocer unos documentos que, según sus aseveraciones, eran prueba de que Calderón había ordenado la exoneración de Moreira en las últimas semanas de su mandato. (Vía: El Universal)

El video en el perfil de Facebook de Moreira, de casi 8 minutos de duración, lanza una serie de datos, anécdotas y acusaciones que van desde lo chusco, pasan por lo probable y aterrizan en lo irónico (como que estos dos personajes estén diciéndose mutuamente ladrones y corruptos…). A partir de una serie de encabezados de revistas como ProcesoCódigo Magenta, en los que se vincula a la familia de Calderón con diferentes organizaciones delincuenciales en Coahuila y Michoacán.

Entre sus acusaciones de “ser perseguido”, de que la deuda estatal que se le acusa haber triplicado fue tan sólo porque a Calderón le “caía mal” y anécdotas de reuniones, borracheras y ansiedades del ex presidente, el único sustento de buena parte de su “defensa” son titulares de periódicos. El mismo hombre que tiene cinco demandas por difamación abiertas contra varios periodistas por hacer, con pruebas y una investigación real de por medio, lo que él hizo en su video de siete minutos y cuarenta segundos.

Mientras seguían estos dos en pleno pleito, Andrés Manuel aprovechó su gira por Coahuila, en apoyo del candidato de Morena, Armando Guadiana (un enemigo constante de la dinastía Moreira desde 2011), para convocar a una rueda de prensa y mostrar a medios documentos, “copias certificadas” de la Procuraduría General de la República (PGR) en los que se seguía una cadena de mando para exonerar a Humberto Moreira. (Vía: Proceso)

Según las declaraciones de Obrador, esta cadena de mando vincula la acción de la PGR, entonces dirigida por Maricela Morales, y la oficina de la Presidencia de Felipe Calderón, quien ni bien pasado un par de horas, lanzó una carta a medios deslindándose de las acusaciones, al mismo tiempo que nos daba clase del “debido proceso”, cuestionaba la legitimidad de los documentos y, condenaba algo que: “es claramente calumnioso sugerir que yo hubiese incurrido en algún tipo de pacto para su exoneración o que hubiese ordenado o autorizado la misma” (Vía: Aristegui Noticias)

Sin más chisme -por ahora-, quizá quien podría decir algo es la PGR, la gente de Coahuila y su elección por gobernador, que tiene enfrentados a todos por un bastión que, desde hace casi 12 años, tiene la familia Moreira.