san fernando caso, protesta pgr, protesta san fernando, 7 años

Hace siete años 72 migrantes centroamericanos fueron secuestrados y asesinados, sus cuerpos fueron encontrados con un tiro de gracia en un bodega del rancho de San Fernando, Tamaulipas.

A siete años, familiares de las víctimas y defensores de derechos siguen exigiendo a la PGR conocer la verdad sobre lo ocurrido esa noche y castigo a los responsables. A siete años padres siguen con la zozobra de saber si el cuerpo que les entregaron las autoridades mexicanas, corresponde al de su hija.

Mami, estoy en México. Cuídense y saludos a todos.” Fueron las últimas palabras que escucharon los padres de Glenda Medrano Solórzano en agosto del 2010. Glenda iba rumbo a Estados Unidos pero su camino fue interrumpido, 14 mujeres y 58 hombres fueron asesinados por presuntos integrantes del crimen organizado aunque, las últimas investigaciones han apuntado que también policías estatales participaron de los hechos.

El 26 de agosto de hace siete años, Mirna Solórzano, madre de Glenda, recibió una llamada de la cancillería mexicana. Le informaron que habían encontrado la credencial de su hija pero que aún no podían asegurarle que Glenda era una de los 72 migrantes encontrados. (Vía: Sin Embargo)

Posteriormente, tras realizarse las pruebas de ADN recibió otra llamada: “Señora, lo ciento pero es su hija”.

A Mirna nunca le entregaron una constancia de la pruebas. Días más tarde, el 5 de septiembre de 2010, ‘el cadáver número 46’ fue repatriado a El Salvador, al ver el ataúd Mirna no pudo reconocer si, aquel cuerpo era el de su hija. Posteriormente la familia de Glenda pidió que se exhumara para “ya teniendo las tres pruebas al menos estaría sabiendo la verdad y seguiría con la vida”.

Pero ni Mirna, ni su esposo Miguel Ángel han logrado seguir con su vida. Mirna ha resentido en su cuerpo no sólo el asesinato de su hija, sino la torpeza con la que han actuado las autoridades de nuestro país, ha soportado la impunidad y la desprotección.

 

“No hemos recibido ayuda de nadie para poder con lo de la salud. Hemos vivido como hemos pedido. A mis otros hijos que están en cada les ha afectado mucho, a mi esposo y a toda la familia. Nos ha afectado mucho no saber la verdad de los que pasado y no saber si ella. Pero seguimos adelante… luchando“. Afirmó Mirna.

 

Los padres de Glenda asistieron a una conferencia organizada por organizaciones de derechos humanos y por Artículo 19. Ana Cristina Ruelas, directora de Artículo 19, expresó que la sociedad en su conjunto también sufrió la violencia derivado de los hechos de San Fernando, razón por la cual también le corresponde seguir exigiendo cuentas a las autoridades.

Necesitamos como sociedad empezar a transmitir, a hacer que esto se convierta en memoria, que se vuelva parte de la historia de México para que no se vuelva a vivir una historia así”. Afirmó Ana Cristina.