Linda Lovelace y la verdad de “Garganta Profunda”

La supuesta actriz porno pasó gran parte de su vida aboliendo a la industria
Linda Lovelace y la verdad de Garganta profunda (Imagen:Twitter)

Linda Susan Boreman, mejor conocida como Linda Lovelace, protagonista de la cinta Garganta profunda (1972), pasó de ser un icono de la industria del cine para adultos a una abolicionista de la pornografía. ¿Que sucedió con la mujer que denunció la violencia de género y sexual en la industria del cine para adultos?

También te recomendamos: Pornografía infantil es vendida por WhatsApp

Linda Susan Boreman conocida mundialmente como Linda Lovelace la actriz que protagonizó una de las películas más famosas de la industria de la pornografía Garganta profunda. pasaría gran parte de su vida informando a la sociedad acerca de las implicaciones psicológicas, emocionales, físicas negativas que trae consigo la pornografía.

Ella nació en Bronx en Nueva York el 10 de enero de 1949 bajo el velo de un matrimonio católico conformado por un policía y un camarero. La educación de Linda Susan Boreman también fue católica. Más tarde, cuando cumplió 16 años, se trasladó hacía Florida cuando su padre se jubiló.

Susan quedó embarazada y su madre decidió entregar al bebé en adopción sin tener el consentimiento de Susan. Sólo le explicó que lo había entregado a una familia para que lo cuidaran hasta que ella pudiera hacerse cargo de él.

A los 20 años Susan regresó a Nueva York y fue entonces que conoció a Chuck Traynor una figura destacada en la industria del cine pornográfico, tras enlazarse con el Traynor, cerca de sus 21 años Susan Boreman se introdujo en la misma industria que su pareja sentimental.

Con 21 años Susan Boreman pasó a ser reconocida como linda Lovelace tras su protagónico en la cinta Garganta profunda (1972) del director Gerard Damiano. En ésta se retrató la historia de una mujer que era incapaz de tener orgasmos hasta que descubrió que tenía el clítoris en la garganta, de manera que, gran parte de la grabación muestra escenas de sexo oral.

La cinta fue exitosa en un contexto social en el que la censura y la represión tenían una aparente caída, de manera que, la cinta se exhibía en salas comerciales, inclusive llego a ser llamada pornografía chic, puesto que ésta cinta no sólo representaba imágenes sexuales explícitas, sino que tenía un intento de argumento.

Tras el estreno de la película Lovelace fu considerada un icono de la  revolución sexual, sin embargo, en 1980 sería ella quien negara aquel mito, pues denunció que Chuck Traynor, su entonces marido, la había obligado a prostituirse a incurrir en la industria de la pornografía e inclusive a realizar actos relacionados con el bestialismo y la zoofilia.

“Cuando ustedes ven la película Garganta profunda, están viendo cómo soy violada. Es un crimen que se siga mostrando“. (Vía: El Español)

Linda Boreman dedicó gran parte de su vida al abolicionismo de la pornografía, junto a colectivos feministas de la segunda ola no sólo contó los tipos de violencia emocional, física y sexual que sufrió, sino que reveló la violencia de género que hasta el momento subyace en la industria.

En primera instancia, tras el estreno de la cinta se recaudaron cerca de 50, 000, 000 de dólares, no obstante, Lovelace no obtuvo un centavo del dinero los mil 250 dólares con los que fue pagada su actuación se quedaron en manos de Chuc Traynor.

Pero antes del estreno de la cinta Linda Lovelace ya sufría violencia al lado de Chuck Traynor, quien la habría obligado a realizar una película porno en la que sostiene relaciones sexuales con un perro.

Linda Lovelace (Imagen:Twitter)

Asimismo, denunció que fue obligada a inyectarse silicona en los senos para aumentar su tamaño, lo que a largo plazo le produjo cáncer de de mama.

Estos sucesos y otros como las grabaciones que realizó mientras tenía un revólver en su cabeza fueron plasmadas en Ordeal, una autobiografía que publicó en 1980. el 22 de abril de 2002 Linda Susan Boreman Falleció a causa de las heridas sufridas tras un accidente automovilístico.

Hoy en el aniversario de su natalicio debería recordarse a Susan Boreman más allá de sus actuaciones en la industria pornográfica que acabarían con una parte de su vida.

Con información de: El País