Las acciones de AMLO nos han costado 1.8 billones de pesos

El entorno económico en nuestro país se ha ido complicando gracias a que la transición de terciopelo entre el gobierno electo de López Obrador y los mercados llegó a su fin con la consulta del Nuevo Aeropuerto, que derivó en la anunciada cancelación después del primero de diciembre. Esta acción provocó que las calificadoras y las principales instituciones financieras encendieran sus alarmas, no por la cancelación en sí, sino por las formas, es decir, por la consulta.

Las consecuencias de este solo hecho las conocemos todos: el dólar superó la barrera de los 20 pesos, los bonos del aeropuerto se fueron a la basura, las Afores presentaron minusvalías, las calificadoras cambiaron su perspectiva a mediano plazo del país a negativa y el rendimiento de los bonos de deuda mexicana se incrementaron considerablemente, lo cual significa que pagamos más intereses por la deuda interna y externa. Asimismo la BMV presentó pérdidas, en solo 3 días, por 400 mil millones de pesos. (Vía: El Financiero)

Pero eso no fue todo, en días y semanas posteriores a la consulta del NAIM se ha ido enturbiando el entorno debido a una serie de decisiones y propuestas que han generado que las pérdidas económicas vayan aumentando y acumulándose.

Consultas AMLO
Imagen: Especial

Específicamente las propuestas presentadas en el Congreso relacionadas a la eliminación de comisiones bancarias, de estatización del sistema de pensiones, del retiro de concesiones a mineras, han generado pérdidas económicas y salida de capitales del país por el riesgo.

A esto hay que agregar la consulta realizada el pasado fin de semana, estructurada con las mismas formas dudosas y parciales que la del NAIM. Esto, por supuesto, no le cayó nada bien a los mercados, ya que, más allá del contenido, se reforzaron los temores respecto a las consultas como forma de toma de decisiones del nuevo gobierno, sobre todo porque no se han ni legalizado ni tampoco se han establecido los límites que tendrán, ya que por ejemplo, el presidente electo planteó que se pondrá a consulta si llevar o no a los ex presidentes Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña a investigación.

Recordemos que el banco suizo UBS señaló que el riesgo se encuentra justamente en que no se ha dejado claro hasta dónde se utilizarán las consultas. En ese sentido, para ellos existiría la posibilidad de que se consulten temas como una presunta reelección o si se mantiene o no la autonomía del Banco de México. (Vía: El Economista)

Más allá de los riesgos latentes de esta serie de iniciativas y acciones del gobierno electo, las pérdidas de valor bursátil de las empresas listadas en la bolsa hasta el momento ascienden a 90 mil millones de dólares, esto según un cálculo de Enrique Quintana publicado en su columna de El Financiero.

Esto en pesos mexicanos equivale a algo así como 1.8 billones de pesos; a esto habría que sumarle los 131 mil millones de pesos en minusvalías de las Afores, los 150 a 200 mil millones de pesos que costará la cancelación del NAIM, 521 mil millones de pesos de deuda extra por efecto del tipo de cambio y, 2 mil millones de dólares por el aumento de los rendimientos en los bonos de deuda mexicana a 10 años. (Vía: El Financiero)

BMV AMLO
Imagen: Especial

Contrario a lo que podría creerse, estos movimientos en los mercados no solo afectan a los ricos, sino que también afectan a la clase media y a las personas más pobres; al final los dueños del capital tienen salidas, en cambio las clases medias y bajas no tienen muchas opciones. Al respecto señala Quintana:

“Tal vez usted pudiera pensar que los movimientos de la Bolsa, el dólar o las tasas de interés afectan a la gente que tiene mucho dinero o a las empresas muy grandes.

La realidad es que también afecta fuertemente a la clase media y a los más pobres.

Las razones son diversas. Tasas más altas implican una menor actividad económica y eso va a repercutir en una menor creación de empleos. Un dólar más caro, en una economía en la que importamos una gran cantidad de productos de consumo, implica que las cosas nos van a costar más. Ya no se diga las minusvalías que las tasas más elevadas ya causaron al ahorro de las Afore“.

A estos 90 mil millones de dólares acumulados en pérdidas bursátiles, hay que sumarles otros 2 mil millones de dólares, relacionados a la caída del 4.2% en el IPC el día de ayer. (Vía: El Financiero)

La situación económica se está tornando complicada y el problema es que López Obrador ni siquiera funge formalmente como presidente. El día de ayer, en medio de la tormenta, el próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa tuvo que salir a dar un mensaje para tratar de calmar un poco los ánimos, en el mensaje hizo hincapié en la solidez de la economía mexicana (¿no que estaba en bancarrota?), descalificó las propuestas de las comisiones bancarias y la estatización de las Afores y, además, anunció la postulación de Gerardo Esquivel para la Subgubernatura de Banxico, que quedará vacante desde el próximo viernes. (Vía: El Economista)

Urzúa AMLO
Imagen: Especial

Este mensaje logró apaciguar un poco a los mercados, el peso mostró cierta recuperación, pasando de 20.62 a 20.55, sin embargo previamente ya había perdido 25 centavos. Por su parte el IPC mostró una recuperación insignificante el día de hoy, con un cierre al alza de 0.62%. (Vía: El Economista)

No obstante, la tormenta está lejos de terminar, el próximo sábado es un día clave, ya que los mercados observarán con lupa el discurso de López Obrador en su toma de posesión, si es moderado, la incertidumbre podría disminuir, si no es así, podría continuar la tendencia actual.

Pero el día crucial que podría definir si la tormenta se vuelve huracán será cuando se entregue el paquete económico para el año próximo, si es creíble y se muestra disciplina y responsabilidad financiera, se dará un paso importante en la disminución de la percepción de riesgo, de lo contrario abrochen sus cinturones porque se complicará bastante el panorama.

Pedro L. Arana

Twitter: @pedro_l_arana

Por: Redacción PA.