Jared Kushner, yerno de Trump y principal consejero, es investigado por el FBI

Jared Kushner es el yerno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ocupa una posición inventada por él y tiene a su cargo cosas tan divergentes como “modernizar el gobierno, frenar la epidemia de opioides, ser el vínculo diplomático entre EE.UU., China, México y otros diez países y lograr la paz en Medio Oriente”. Kushner, también, está siendo investigado por el FBI por posibles nexos criminales con Rusia y personas vinculadas al Kremlin. (Vía: Washington Post)

En Plumas Atómicas, llevamos varias notas comentándote el escenario que se cierne sobre la Casa Blanca desde marzo, cuando el FBI anunció, junto con las Agencias de Inteligencia estadounidense, que no había duda de la colusión de Rusia en las elecciones presidenciales de noviembre y que, al haber comunicación directa de embajadores, banqueros y agentes del Kremlin con la campaña de Trump, se lanzó una investigación de esos nexos y de los posibles crímenes que éstos podrían haber generado.

Ahora, y por primera vez, el FBI está investigando a miembros del círculo interno de Donald Trump: a Jared Kushner. Según el Washington Post, varias llamadas, visitas y comunicaciones del yerno de Trump con Sergey Kislyak, embajador de Rusia en los Estados Unidos y conocido espía en tiempos soviéticos, y diversos banqueros, que no fueron reportadas por Kushner son el motivo suficiente para incluirlo en la investigación.

Como todo en este escándalo, se ha alimentado a partir de fuentes confidenciales y, en muchas ocasiones, por filtraciones que vienen directamente de la Casa Blanca. Por ello, no son pocos los que sospechan que sea el “equipo contrario” al de Kushner quien haya filtrado la información: Steve Bannon y Rince Priebus, cabecillas del grupo más radical de Trump.

La agencia Reuters incluso ha reportado que Kushner mismo había sugerido a Kislyak que se estableciera un contacto directo entre él y el Kremlin “para cuestiones de estrategia en Siria y cooperación internacional”, antes, incluso, de que el esposo de Ivanka Trump tuviera un cargo oficial dentro de la Casa Blanca. En otras reuniones y llamadas, asegura también el New York Times, Kushner informó a los diplomáticos rusos sobre el devenir de las multas y sanciones económicas que fueran impuestas durante la administración Obama tras la invasión de Crimea y que el equipo de Trump (Flynn y Kushner, hasta el momento) prometió eliminar una vez que ganara las elecciones. (Vía: New York Times)

Con Kushner investigado, Flynn aislado y buscando negociar su declaración por inmunidad, y cada vez más y más sospechas de cosas más graves que meras “comunicaciones”, la presidencia de Trump parece estar cayendo por un barranco y más que voces preocupadas, parecen seguirlos carcajadas pregrabadas.

ANUNCIO