¿Cómo se destituye a un presidente?… en los Estados Unidos

Con todas las noticias que rodean a la Casa Blanca, cada vez parece estar más cerca un juicio de “impeachment“, es decir, un juicio de desafuero. Sin embargo, es un proceso largo que requiere, más que evidencias contra el presidente, mucha voluntad política: ¿cuál es el camino para ese juicio y cuáles son los posibles resultados y riesgos del proceso? Aquí te lo contamos.

Más que motivos, necesitas buenas pruebas

Hay veces que la mayoría de la población vota por alguien que simplemente no funciona (y en México vaya que tenemos experiencia en ese sentido). Ese es uno de los riesgos de la democracia: puede que alguien haga una gran campaña pero que sea un pésimo gobernante, y puede ser que hay quienes por hacer una pésima campaña nunca demuestran su capacidad de gobierno.

Varias constituciones (la nuestra incluida) tienen mecanismos para destituir, juzgar y despedir a sus funcionarios electos. No necesariamente es en ese orden y en cada país es completamente diferente. Esta breve guía solo sirve si usted, querido lector, es un representante o senador de los Estados Unidos y está buscando cómo hacer que corran a Donald Trump. (Vía: Texas Tribune)

En la Constitución de los Estados Unidos, artículo 11 sección 4 está escrito que:

“El presidente, vicepresidente o cualquier otro oficial civil de los Estados Unidos puede ser removido del cargo a través del proceso de desafuero por los cargos de Traición, Soborno u otros altos crímenes y vilezas.” (Vía: Newsweek)

Lo que dice el manual

Aunque los términos por los que un presidente puede ser depuesto son bastante… vagos, eso no significa que no haya pasado ya en dos ocasiones: con Andrew Johnson en 1868 y con Bill Clinton en 1998, y el proceso, aunque largo, resulta bastante sencillo:

  1. Uno o varios miembros de la Casa de Representantes redactan y presentan cuantos “artículos de desafuero” (articles of impeachment) consideren que el presidente haya violado; estos son votados  en el pleno y basta que sea aprobado uno por una mayoría sencilla para que el presidente sea desaforado (eso no significa que será procesado).
  2. Los artículos de desafuero que fueron aprobados se presentan como “cargos” en un juicio que dirige el presidente de la Suprema Corte, en el que un equipo de legisladores, conocidos como “managers“, funcionan como la parte acusatoria, el Senado como jurado y el presidente tiene derecho a presentar un equipo de abogados.
  3. Las reglas para este juicio han variado mucho en las dos ocasiones que se ha llevado a cabo: antes de que inicie el Senado define las reglas sobre el tiempo que tendrán los dos equipos para presentar sus argumentos, el tipo de evidencia y de testigos que pueden presentar y el tiempo de deliberación que tendría el jurado. De ocurrir uno en el tiempo de Trump en la Casa Blanca, esas reglas también existirían hasta que el juicio ocurra.
  4. Si dos tercios del Senado encuentran culpable al presidente, entonces es depuesto y el Vicepresidente toma la investidura presidencial. (Vía: NYT)

 

Lo que dice la realidad

Dado que iniciar este proceso requiere el voto de mayoría simple en la Casa de Representantes y la condena, dos tercios del Senado (ambas cámaras en control del partido republicano), hay muy pocas probabilidades de que ocurra un juicio asíal menos por ahora: en el momento en el que el presidente se convierta en verdad en una amenaza para los votos republicanos, no sería sorprendente que más y más legisladores decidan abandonarlo.

Otra opción existe para deponer un presidente: la enmienda 25 de la Constitución, puesta en función desde 1967, en la que se indica que el Vicepresidente o la mayoría del gabinete presenta una moción ante el Congreso en la que declaren que el Presidente es “incapaz de cumplir sus funciones” y se demuestra con evidencia, éste es depuesto y el Vicepresidente ocupa la Oficina Oval.

https://twitter.com/nerdythor/status/885313754690441216

Acaso no es la mejor idea desaforar a Trump

Ni Johnson ni Clinton fueron depuestos durante sus juicios, y la otra ocasión (que apuntaba a ser la primera vez en la que se juzgaría culpable al presidente), el juicio de desafuero de Richard Nixon, nunca llegó a celebrarse, pues renunció antes de ser juzgado. (Vía: Newsweek)

El problema, para los que están promoviendo un juicio de desafuero contra Trump, es que quien quedaría a cargo de los Estados Unidos, es el vicepresidente Mike Pence, un conservador tan conservador que podría ser presidente el Yunque.

¿Veremos a Trump en el banquillo de los acusados? ¿Mike Pence será el presidente 46 de los Estados Unidos?

 

 

ANUNCIO