Regresan a México jornaleros que protestaron en EU por la muerte de un compañero

La protesta por un acto injusto no es algo sencillo pero en ocasiones el dolor puede más que el miedo. Un total de 25 migrantes legales regresaron a nuestro país después de instalar un campamento en la entrada de la granja Sarbanand Farms en Washington exigían el esclarecimiento de la muerte de su compañero Honesto Silva Ibarra, quien murió a causa de la deshidratación y la falta médica dentro de la granja, según testimonios de compañeros trabajadores.

Además, según el reportaje de El Universal, los trabajadores también demandaban mejoras en las condiciones laborales. Finalmente los jornaleros regresaron a México, no sin antes, participar en el novenario en memoria de su compañero Honesto Silva Ibarra, que inició el viaje con ellos pero que lamentablemente no volverá.

Por su parte, el diario Univisión detalló que en realidad fueron despedidos 80 trabajadores quienes, a partir de la muerte de Silva Ibarra, realizaron una huelga en la empresa. Amigos de Silva Ibarra relatan que el joven de 28 años, llevaba varios días quejándose de dolores de cabeza y la empresa no brindó asistencia médica alguna. 

Silva Ibarra tuvo que acudir por su propia cuenta a una clínica y según la versión del activista Edgar Franks de Familias Unidas, el trabajador tuvo que ser enviado de emergencia a un hospital en Seattle, ahí, Silva Ibarra cayó en coma y tras una cirugía al día siguiente murió.” (Vía: Univision)

La mayoría de las personas que tienen la necesidad de migrar a Estados Unidos van con el objetivo de obtener un empleo, el cual pueda generar ingresos suficientes para sostener a la familia que, probablemente, tuvieron que dejar en nuestro país.

En el país extranjero, muchos de ellos viven con una angustia diaria pues, en sus empleos los jefes ejercen presión con la amenaza de deportarlos. Por esta razón, los trabajadores aceptan condiciones inhumanas en su trabajo. En estas condiciones la indignación, la rabia y el desacuerdo puede ser fácilmente controlados. La protesta se disuelve fácilmente.

Pero los compañeros encontraron que quizá el dolor y la injusticia eran los motores necesarios para emprender una huelga.

Finalmente, las investigaciones continúan y de comprobarse que Silva Ibarra murió por negligencia médica de la empresa, se abre la posibilidad de emprender acciones legales en contra de los encargados de la granja estadounidense y probablemente en contra de la compañía mexicana CS Visa Processing, pues es la empresa que se encarga de reclutar a los jornaleros en nuestro país.

ANUNCIO