Gobernador de Jalisco inundará poblados por construcción de presa. #TemacaNoEstáSolo

@MontseNarro

¿Estarías de acuerdo que a costa de inundar tres poblados, otros se beneficien de agua potable? El pasado 29 de junio el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, confirmó la inundación de comunidades, Temacapulín, Acasico y Palmarejo, tres comunidades que desaparecerán para construir una presa que supuestamente beneficiará a Guanajuato y Jalisco.

La noticia se dio en el marco de la presentación del informe Jalisco Sostenible Cuenca de Río Verde, un estudio realizado por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), al que además de asistir rectores de universidades y organismos empresariales, también acudieron activistas y organizaciones civiles. Casi al término del discurso del gobernador, el padre Gabriel subió al estrado y alcanzó a expresar “Temaca tiene dignidad“.

Al término de la conferencia, el asesor hidrológico de los afectados, Arturo Gleason Espíndola, señaló que la exposición de la UNOPS fue confusa, además parecía, desde su punto de vista, que el informe simplemente justificaba el proyecto de El Zapotillo, en lugar de ser un análisis imparcial que generara un modelo económico y de desarrollo fundado en una gestión integral del agua. (Vía: Milenio)

Después de que el gobernador les prometiera a los pobladores de la región de los Altos, que no inundaría el territorio donde están construidos sus hogares, sus escuelas, sus caminos y sus vidas, Aristóteles se escudó tratando de emular cierta empatía, pues mencionó que “esta batalla no al perdieron solos, la perdimos juntos, no poder cumplirles… lo lamento, créanme. Confío en que entenderán que no está en mis manos, que no hay otra solución posible.

Para los pobladores de Temaca el hecho de que el gobernador no cumpliera sus promesa y además respaldara el proyecto con un estudio de la UNOPS, es una traición. Después de esta decisión, otras voces se han sumado a la resistencia de los pobladores de Temacapulín, defensores de derechos humanos, sociedad civil y académicos. Tan sólo en Temaca entre 3 mil y 5 mil personas perderán sus hogares.

La decisión ha indignado a defensores de derechos humanos y sociedad civil; el día de hoy se realizó una protesta en la Plaza de Armas de Guadalajara.  Además la Universidad de Guadalajara lanzó un comunicado expresando su desacuerdo ante las desiciones de Aristóteles Sandoval, argumenta que su único objetivo es “trasvasar agua a Guanajuato”. En seguida el gobernador de Jalisco se dijo dispuesto a revisar con los investigadores de la institución los puntos críticos del proyecto.

Por otro lado el Centro Universitario de los Altos y Centro Universitario de los Lagos, manifestaron en un desplegado que no ha sido demostrado que la presa sea la alternativa técnica óptima para la gestión del agua de la cuenca del río Verde y en cambio sí puede afectar de forma notoria la producción agropecuaria. (Vía: La Jornada)

Además criticaron que la decisión tomada no se sustenta en el estudio hídrico realizado por la UNOPS, pues los objetivos para los que fue contratado sólo arrojan datos sobre la utilidad para determinar la altura de la cortina de la presa El Zapotillo, pero no evalúan las alternativas sobre no construir una presa.

El proyecto de al construcción de la presa El Zapotillo lleva por lo menos 10 años, cuando por primera vez los pobladores fueron sentenciados a dejar sus hogares el 16 de octubre de 2007, cuando el antecesor de Aristóteles, Emilio Gonzalez, firmara el convenio para elevar la cortina El Zapotillo a 105 metros, contra 80 metros del proyecto original. Varios pobladores cuentan con un amparo por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para detener la construcción con la presa.

Quizá contestar la pregunta planteada la inicio del texto ya no sea tan difícil de responder, pues a costa de una minoría no es que se quería beneficiar a una mayoría sino a los intereses de poco. Inundar los pueblos de Tamacapulín, Acasico y Palmarejo no es sólo llenar de agua las tierras y cubrir los árboles, es desaparecer la historia de miles de personas y en su lugar dejar agua quizá potable para algunos pero pero llena de muerte para muchos. 

 

Publicidad