¿Habrá aumento de precios con el nuevo salario mínimo?

Imagen: Especial

La secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, anunció que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) llegó a un acuerdo para incrementar el salario mínimo en México a partir del primero de enero de 2019. Por lo tanto, la remuneración mínima en el país pasará de 88.36 a 102.68 pesos diarios y, en la frontera norte pasará a 176.72 pesos al día, estamos hablando de que se dará un incremento del 16% y de cerca del 100% en la región fronteriza.

¿Esto afecta mi crédito del IMSS o ISSSTE?

No, recordemos que hasta 2016 el salario mínimo era tomado como unidad de medida para calcular distintos precios como las multas, las prestaciones laborales, créditos o sanciones. En ese sentido, la reforma a la Ley de Salarios Mínimos lo que hizo fue desindexar el salario mínimo, es decir, lo desvinculó como referencia para el cálculo de precios.

Dicha desindexación lo que permitió es que los aumentos al salario dejaran de tener efectos inflacionarios fuertes y así poder recuperar el poder adquisitivo de esta percepción, la cual fue, literalmente, en caída libre desde finales de los años 70, tal como lo muestra el Informe mensual sobre el comportamiento de la economía del pasado mes de octubre, publicado por la Conasami.

Imagen: Consami

De hecho, el salario mínimo solo queda como punto de referencia en el IMSS para calcular el Salario Diario Integrado (SDI), el cual es:

El salario diario más todas las prestaciones que la ley puede o no obligar, aunque puede incluir prestaciones como comidas, transporte, vales de despensa, entre otras. El SDI se usa para realizar el cálculo de impuestos al IMSS e INFONAVIT y es el promedio de cuánto gana diariamente un empleado, para ello se consideran e integran las percepciones del año.” (Vía: UNAM)

Este esquema de Veces el Salario Mínimo fue sustituido por la Unidad de Medida y Actualización (UMA), por lo que a partir de 2017 quedó desvinculado el salario mínimo del UMA, por ejemplo, para 2018 la UMA se estableció en 80.60 pesos diarios, mientras que  el salario mínimo se ubicó en 88.36 pesos. Con esta desvinculación, la Conasami puede aumentar el mínimo por encima de la inflación sin afectar ese indicador y así recuperar su poder adquisitivo, llevándolo gradualmente por encima de la línea mínima de bienestar.

Imagen: Especial

¿A quién beneficia este incremento del mínimo?

Según datos de la Conasami a casi 9 millones de personas que ganan entre uno y dos salarios mínimos. Para el caso de las personas que ganan 3 o más salarios mínimos, es decir, las personas que perciben el salario promedio del país (10 mil 621 pesos mensuales según cifras del IMSS), no necesariamente se benefician directamente este incremento, pero, dependiendo de cada contrato podrían negociar un aumento.

¿Podría haber efectos negativos?

Si bien no tendrá efectos inflacionarios generalizados, ya que como hemos dicho, el salario nominal es mayor a 3 salarios mínimos, sí podría afectar a trabajadores contratados bajo este esquema, sobre todo si están empleados por PyMES dedicadas a producción, las cuales no necesariamente podrán pagar aumentos de esta magnitud, ya que incrementaría los costos, así que podrían pasar 2 cosas, o la empresa recorta personal para ajustar los costos o bien sube los precios de los bienes y servicios que produce.

Este efecto no podría suceder en la frontera norte, en donde se implementará un estímulo fiscal con la reducción de IVA al 8% e ISR al 20%, ya que dichas reducciones fiscales pueden equilibrar la política salarial de las empresas de esa región sin afectar al personal o a los precios.

Imagen: STPS

Tampoco, este incremento del salario mínimo beneficia a alrededor de 30 millones de personas que actualmente laboran en el sector informal, esto según cifras de la ENOE, publicada por el INEGI.

En conclusión, el beneficio económico de este aumento es parcial, ya que como hemos dicho, no impacta al salario promedio, por lo tanto no tiene efectos generalizados en el poder adquisitivo de los mexicanos, sin embargo, sí beneficia a quien lo gana, siempre y cuando se lo paguen, por supuesto. Podríamos decir que el aumento del mínimo de esta magnitud sirve más como un logro político, en este caso el nuevo gobierno, que para la economía en general.