Guardia Nacional de EEUU ha ayudado a detención de más de 1600 personas en la frontera

La Guardia Nacional de los Estados Unidos, enviada a la frontera con México el mes pasado tras la conmoción provocada por la Caravana Migrante, ha ayudado hasta el momento a más de mil 600 arrestos, a pesar de que no es parte de su jurisdicción y que, de hacer un arresto de forma directa, podría generar una crisis diplomática grave.

Guardia Nacional en la frontera entre Mexicali y Calexico

De acuerdo a oficiales de la Patrulla Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), la presencia de la Guardia Nacional (rama del Ejército estadounidense) y la comunicación con sus oficiales ha ayudado a la detención de más de mil 600 migrantes que intentaban cruzar a los Estados Unidos y al decomiso de más de 500 kilos de mariguana.

Fuera de contexto (tal como fueron presentadas estas cifras) suenan a todo un éxito: la política bully de Trump da resultados y todos están felices y contentos… Sin embargo, basta rascar tantito la superficie para ver que, tal como se le había advertido, la pura fuerza no es suficiente ni para frenar la migración ni para detener el narcotráfico.

Border Patrol Police GIF by South Park  - Find & Share on GIPHY

Cada mes, de acuerdo a datos de la misma CBP, se detienen alrededor de 38 mil personas intentando cruzar ilegalmente la frontera con México. Un incremento de mil 600 es apenas del 4.2% que no justifica el gasto de millones de dólares en logística y equipamiento de la tropa detenida en la frontera.

Por otro lado, como elemento activo del Ejército, la Guardia Nacional no puede realizar directamente ningún arresto. Esto, debido a que en Estados Unidos el ejército no tiene facultades policiacas. Por eso mismo, el secretario de Defensa, James Mattis, ha tenido que salir a decir que sus soldados “no han tenido ningún contacto directo con los migrantes”. (Vía: CNN)

De acuerdo a los oficiales de la CBP que dieron la información de arrestos y decomisos, este dato se confirma: los soldados simplemente les señalan a los oficiales dónde hay cruces de migrantes o de movimientos sospechosos en sus perímetros.

Este vacío legal es, justamente, el que permitió a Trump desplegar al Ejército luego de que generara tanto ruido la Caravana Migrante que cruzó México por tres semanas y llegó hace dos para solicitar asilo político por la violencia generada (en parte) por la política exterior estadounidense. (Vía: Vox)

No había justificación alguna en el incremento de la seguridad de la frontera: como se le ha señalado un sinfín de veces a Trump y su equipo, la migración ilegal ha venido disminuyendo y la forma como ingresan quienes lo siguen haciendo no es a través de la frontera sur, sino como turistas que exceden sus visas.

Pero, como siempre, explíquenle algo al cheto presidencial.

Por: Redacción PA.