Frente deja fuera temas LGBT por presión del PAN

Por presiones del PAN, el Frente Ciudadano ha dejado completamente fuera de su plataforma los temas LGBT, además de ‘asuntos sensibles’ (como si en política hubiera de otros) como el aborto, despenalización de drogas, eutanasia, así como más impuestos al ingreso.

La noticia llegó por dos frentes distintos: por un lado, Gustavo Madero y Cecilia Romero (ésta última, abierta simpatizante del Frente Nacional por la Familia) aclararon que la exclusión de estos temas era para no afectar la agenda común y no entorpecer los acuerdos de coalición. (Vía: El Financiero)

Por otro lado, el fin de semana se filtró a redes un anteproyecto del Frente Ciudadano por México, elaborado por el PAN, donde el partido se jacta de haber logrado colocar sus propias simpatías en la agenda común: la “libertad religiosa” y la “participación de los padres de familia en la educación”, por ejemplo; y sí, todo lo anterior con enormes comillas, ¿o ustedes ven en peligro la “libertad religiosa”? (Vía: Desastre)

En el mismo anteproyecto, que pueden consultar aquí, el PAN se jacta igualmente de la exclusión de los temas “sensibles”: la eutanasia, “la ideología LGBTIII” [sic y lol], la despenalización de las drogas, el aumento de impuestos al ingreso y el aborto.

¿Pos no que eras de izquierda, PRD?

Lo más llamativo del caso es que por lustros el PRD se distinguió como el partido más progresista y coherente en esos temas.

En buena medida, muchos de los simpatizantes que ganó en CDMX desde 1997, año en que entró al gobierno de la ciudad, se debieron a su apoyo a las libertades y derechos de las minorías sexuales, una postura inaudita incluso al interior de la misma izquierda.

“En 2018 no habrá un sólo partido que enarbole abiertamente causas progresistas”.

AMLO, por ejemplo, no es simpatizante de las minorías sexuales y siempre ha dejado esos posicionamientos en manos exclusivas de los legisladores y funcionarios de Morena. (Y no, decir que las mayorías deben votar los derechos de las minorías no es nada progresista).

El triste panorama ante esta situación es que de cara a las próximas elecciones presidenciales del 2018, simplemente no habrá un partido que abiertamente enarbole causas progresistas. Es decir, lejos de beneficiar a la diversidad de posturas políticas y el debate de ideas, el Frente Ciudadano por México estaría facilitando la exclusión política y la invisibilización electoral de banderas que urge difundir.

“En lugar del debate se promueve la exclusión de temas progresistas de la boletas electorales.”

Por su parte, las organizaciones LGBT no se han quedado de brazos cruzados ante los partidos de cara al 2018. La activista Lol Kin Castañeda declaró que buscará reuniones con todos los partidos que participarán en las contiendas del 2018 para buscar la adecuada representación de la comunidad LGBT en los comicios. (Vía: El Financiero)

Sin embargo, ante el anteproyecto presentado por el PAN, no es improbable que la exclusión de la agenda LGBT y demás causas progresistas sea definitiva. ¿No ha comprometido demasiado el PRD en un Frente que parece que lo beneficiará en muy poco y que, para colmo, le está impidiendo exponer ante el electorado, incluso, sus propios principios? ¿Vale la pena una unión así?