No, la familia tradicional no es una construcción natural

Arturo Zaldívar, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tuiteó hoy un video del 2010 donde, en medio del pleito por la adopción homoparental, defiende un modelo sensato de familia.

Aunque inteligente y precisa, el comentario de Zaldívar en la Suprema Corte difícilmente hubiera sido nota de no haber recibido tantas opiniones tan negativas y tan desinformadas.

Nos preocupa que tantas personas en redes alberguen semejantes prejuicios y malentendidos basados exclusivamente en la ignorancia, por lo que comentaremos algunas de las respuestas que recibió Zaldívar en Twitter.

La Biología no tiene vela en el entierro

https://twitter.com/CLiera_7/status/953290924246712320

Zaldívar, por ejemplo, hace una descripción de la sociedad moderna: “no hay un solo modelo de familia”. Lejos de ser una opinión o una propuesta, es la descripción de un hecho. Sin embargo, el usuario @CLiera_7 alega que el juez ignora de biología. ¿Qué tiene que ver la biología aquí?

Por supuesto, la biología no tiene vela en el entierro. Otro hecho: la familia tradicional es una construcción estrictamente social, no natural. Quienes creen que la familia tradicional tiene algo de natural ignoran, por ejemplo, que la palabra “familia” viene del latín “famula”, que quiere decir “esclava”; la “familia” era más el conjunto de las posesiones del señor de la casa, más una serie de personas que comparten un vínculo emocional.

Por supuesto, semejante visión sería indefendible hoy en día. Y, claramente, tampoco ese es el ‘modelo tradicional’ que buscan defender. ¿O sí? Eso demuestra que el concepto de familia cambia; y eso no representa un peligro.

La civilización no está en riesgo

Parece desmesurada esta creencia. Sí. Pero hay mucha gente que auténticamente cree que las familias diversas ponen en riesgo ya no a su familia sino a la misma supervivencia de la especie.

Por ejemplo está el comentario del usuario @JPauloMartinez que malentendió todo un comentario pero sacó conclusiones de miedo. Zaldívar alega que discriminar “es una aberración”. Este usuario cree que Zaldívar es un activista LGBT, además por las razones erróneas.

No, los activistas LGBT no consideran aberrante a la familia conformada por madre, padre e hijos.

Este usuario afirma que la familia tradicional es el “curso natural base de la civilización”. Sin embargo, el concepto de civilización poco o nada tiene que ver con la naturaleza. La familia tradicional fue, cuando mucho, la base social más común y predominante; pero eso tampoco la hace mejor ni más efectiva. Y está lejos de ser una categoría fija; es mutable y variable.

El problema es que la naturaleza (aun si no viene al caso) se vende como ‘inquebrantable’; ¿y qué pasa cuando se “cambia el curso natural de la civilización”? Sí, se “rompe” la civilización. Detrás del comentario de este usuario está el auténtico miedo de que algo cambie en la civilización o que, incluso, desaparezca.

Curiosamente, la civilización no corre riesgo, pues las familias diversas ya existen, existen desde siempre y no han cambiado la civilización; de hecho, contribuyeron a su creación: Rómulo y Remo, fundadores de Roma, fueron adoptados por una prostituta (“loba”, en latín: ¿de dónde creen que salió la palabra “lupanar”?). Igualmente, la familia de Jesús también era diversa, pues contaba con un hijo adoptado.

La familia sí es el núcleo de socialización, pero no así la familia tradicional. Las familias donde los hijos son adoptados, donde solo hay un padre o madre, donde solo hay abuelos, ya son familias, ya existen y requieren la misma protección y los mismos derechos.

¿Unión civil o matrimonio?

Este usuario alega que la unión civil y el matrimonio son dos cosas distintas; una secular y la otra religiosa. No solamente la distinción no viene al caso (pues la Suprema Corte no se metió en temas religiosos); el matrimonio tanto secular como religioso es un mero contrato. Antes de las Leyes de Reforma la administración de ese contrato en México dependían de la Iglesia; ahora dependen del Estado. En ambos casos es un contrato.

¿Tú te casas solo para procrear?

Esta usuario lleva al límite las funciones del matrimonio y afirma que es solo para procrear.

Olvida que la gente puede procrear sin casarse y puede (porque lo hace) casarse sin procrear. La gente puede casarse por amor, por interés económico, por presión social. Procrear es una cuestión natural; casarse es firmar un contrato, y Dios sabe que los contratos no tienen nada de biológicos.

Hasta aquí nuestro listado (sin duda no definitivo) de falacias y errores que uno encuentra en los comentarios en contra de las familias, que buscan imponer al resto un solo modelo familiar: el suyo.