La historia del uso de drogas en la guerra

¿Piensas que el abuso de sustancias sólo se da en las estrellas de rock?
(Imagen: El Cultivador)

Ya fuera por decisión de los propios soldados, o suministradas por autoridades del ejército, en las guerras mundiales, las drogas fueron un recurso esencial para que el combate no se detuviera.

Te recomendamos leer: Una ancianita guardaba drogas en su silla de ruedas y fue arrestada

Las drogas estimulaban la valentía de los soldados (Vía: La Red TV)

Lucasz Kamienski, investigador y profesor en la Facultad de Estudios Políticos e Internacionales de la Jagiellonian University de Polonia, afirma que no ha habido ejército que no haya recurrido a alguna sustancia tóxica para mejorar el desempeño de los soldados en la batalla. 

Las drogas evolucionaron junto a la guerra, y su uso ha dependido del período histórico.

Alcohol

Mientras que el vino aderezó el preámbulo de los combates en Grecia y Roma, otros imperios como el británico, recargaban de ron a sus soldados diariamente.

Soldados británicos y franceses durante la Segunda Guerra Mundial (Imagen: BBC)

Plantas y extractos naturales

Por un lado del mundo, los guerreros bárbaros de Escandinavia y Siberia consumían setas alucinógenas antes de tomar sus lanzas, y por otro, en África, los luchadores de la etnia Zulú, fumaban cannabis africano. 

Más adelante, en la era moderna, las drogas comenzaron a combinarse y sintetizarse, para potenciar sus efectos.

Opio, híbridos y aparición de la morfina

Entre el siglo XVI y el XIX, se popularizó el uso del láudano -resultado de mezclar vino y opio. Hacia finales del siglo XX, la morfina llegó, y a su paso dejó una multitud de adictos entre las filas militares.

Drogas sintéticas

A partir de la primera guerra mundial, proliferaron sustancias como la cocaína, las anfetaminas, entre otros compuestos médicos.

 

¿Habrían resistido los soldados sin estos estimulantes? (Imagen: Portada de Shooting Up, a History of Drugs in Warfare de Lukasz Kamienski)

Constrastes

Un caso distinto en el uso de estas sustancias, fue el de La Guerra Civil Española.  Según relata en sus memorias, Juan Alonso, soldado republicano, esta tendencia en la guerra moderna a utilizar drogas iba contra el discurso moral de los Ejércitos Republicano y Rebelde, pues su uso se le atribuía a bohemios, aristócratas decadentes, homosexuales y prostitutas. 

Además de los principios de rechazo, durante la Guerra Civil, España estaba hecha a un molde anticuado, en comparación a las corrientes de la Guerra Moderna; y tampoco gozaba de recursos económicos para generar una industria farmacéutica capaz de implementar psicoactivos a los Ejércitos.

A pesar de estos contras impuestos por el ejército, se distribuyeron grandes cantidades de tabaco y alcohol, y hubo un aumento en el consumo por prescripción de morfina y cocaína. (Vía: BBC)

Entonces, ¿ayudaron o no?

Aunque no se sabe qué resultado habrían tenido las guerras sin la ayuda de las drogas, tampoco puede negarse que su influencia siempre se utilizó con el fin de optimizar destrezas propias de los ejércitos para defenderse mejor en la batalla, vencer el desgaste físico o resistir las adversidades climatológicas propias de la guerra. 

Las consecuencias a la salud mental y física de los soldados fueron fatales, pero tal como dice Kamienski, “En la guerra, la droga es un arma más”. 

Con información de: El Periódico