Imagen: Esteban González de León

“Señor presidente, queremos regresar a nuestras casas”, grita un coro de niños fuera del Palacio Nacional cuando concluye la conferencia de prensa de los desplazados de Guerrero que han cumplido los 10 días de plantón sin una respuesta clara del gobierno federal.

Desde el 18 de febrero, aproximadamente mil 800 personas se instalaron en el Zócalo de la Ciudad de México para pedir una cita con Andrés Manuel López Obrador debido a la violencia que azota a ocho comunidades de los municipios de Zitlala y Leonardo Bravo.

Hasta ahora, los desplazados solo han podido hablar con Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, quien prometió gestionar una entrevista con el presidente.

desplazados guerrero planton zocalo
Niños desplazados piden regresar a la escuela y a sus casas. Imagen: Valeria Ríos

Entre 2009 y 2017 se desplazaron forzadamente dentro del país 325 mil personas, según la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos. Aunque todavía no hay cifras del 2018, el caso de estas comunidades de la Sierra de Guerrero demuestra la violencia que provoca las migraciones masivas.

Crescencio Pacheco de la comunidad Campo de Aviación relató los hechos de 11 de noviembre del 2018, el día en el que abandonó su hogar:

“Nosotros habíamos salido de una asamblea del pueblo, estabamos por llegar a nuestro hogares porque apenas habìa terminado la asamblea de mi pueblo, Campo de Aviación, cuando empezaron a comunicarnos que en el pueblo vecino empezó este ataque directo contra la población de Filo de Caballos. Cuando empezamos a ver que incendiaban casas, incendiaban carros y se oían las detonaciones muy constantes ya, nosotros no esperamos, ni lo dudamos ni lo pensamos. Con la ropa con la que veníamos nos salimos de ahí”.

De acuerdo con Pacheco, los agresores traían playeras de la Policía Comunitaria de Tlacotepec, una presunta autodefensa nacida en 2017 que los desplazados identifican como un brazo armado de organizaciones delictivas como Los Rojos, Guerreros Unidos, Tequileros y La Familia Michoacana, según informa Animal Político, comandado por Heliodoro Castillo. 

desplazados guerrero planton zocalo
Casa abandonada en Filo de Caballos. Imagen: Informador de Guerrero/ Facebook

Manuel Olivares, director del Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, denuncia que detrás de esta violencia hay una razón económica:

“El desplazamiento se dio como producto por la lucha del control de territorio que mantienen grupos de la delincuencia organizada. Esta lucha por el territorio se ha venido agudizando y se ha vuelto más sangrienta a raíz de que ha entrado en juego el control de los territorios donde existen concesiones mineras“.

Filo de Caballos, Campo de Aviación, General Nicolás Bravo y otros poblados conforman un corredor en disputa por la siembra de amapola y por los posibles yacimientos de oro que hacen a la zona especialmente valiosa para las empresas mineras.

desplazados guerrero planton zocalo
Con carpas y casas de campaña, los desplazados exigen una reunión con AMLO. Imagen: Valeria Ríos

Los habitantes de Guerrero también denuncian haber sido ignorados por el gobernador del estado, Héctor Astudillo, según cuenta Pacheco:

“Nos dieron varias audiencias con el gobernador y le plantábamos la situación que se vivía en cada parte de los pueblos, pero caso omiso. Nunca le dio prioridad, nunca le dio seguimiento, que hubiera puesto las cartas sobre la mesa para no llegar a este extremo de este desplazamiento que se dio el 11 de noviembre del año pasado“.

Además de la reunión con el presidente, los desplazados piden la reubicación de las familias provenientes de Tlaltempanapa, quienes ya no desean volver a su hogar después de que civiles armados ejecutaran a tres personas y amenazaran a 63 habitantes de correr con la misma suerte si no abandonaban el poblado.

Con información de Esteban González de León.