¿De qué va la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica de AMLO?

La Suprema Corte validó la reforma a la ley eléctrica del presidente, ¿pero de qué trata y qué implicaciones podría tener?
Foto: Especial

La Suprema Corte de Justicia de México ha validado la iniciativa para reformar la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) del presidente Andrés Manuel López Obrador, que buscaría salvar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE). “Fue un buen día, estoy feliz, feliz”, dijo AMLO.

El pasado 1 de febrero López Obrador envió a la Cámara de Diputados esta iniciativa para favorecer, por encima de las centrales privadas y las energías renovables, a la CFE, y modificar el mecanismo del despacho de las centrales y plantas eléctricas.

¿Pero qué implicaciones podría tener realmente la iniciativa? Según AMLO, la resolución de la corte fue un triunfo que reparará el daño provocado por la ley “tramposa” en materia eléctrica que se aprobó el sexenio pasado y aseguró que con ello se garantizará que “no suba la luz”. Sin embargo, como toda reforma, existen múltiples claroscuros.

¿En qué consiste la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica?

El principal contenido de la propuesta modifica el esquema legal para la generación y aprovechamiento de la energía, el cual podría dar mayor importancia a la CFE, eliminando el despacho con base a los costos de producción, que beneficiaban a las plantas renovables particulares, más baratas que las de la paraestatal, como explica el diario El País.

En primer lugar esto beneficiaría a las hidroeléctricas, posteriormente a las demás centrales de la CFE, seguido de la energía eólica y solar de los particulares y por último a las centrales de ciclo combinado. Sin embargo, al no poder las hidroeléctricas satisfacer por completo la demanda de electricidad de todo el país, como señala Valeria Vázquez, Socia Líder de la Industria de Energía de Deloitte Legal, “las principales beneficiadas serían las plantas más contaminantes de la CFE”, que generan energía eléctrica a partir de combustóleo y carbón, con costos más altos que el resto, apunta.

Foto: Cuartoscuro

La ley eléctrica modificada también plantea un cambio de régimen de los Certificados de Energía Limpia (CELs), establecido por la reforma de 2013 -para fomentar la inversión en energías renovables-. El Gobierno propuso que sin importar la antigüedad de cualquier planta, también puedan formar parte de este esquema… beneficiando principalmente a las de CFE.

Los senadores de la oposición advirtieron en su acción de inconstitucionalidad que los cambios en los CELs hundirían los precios, mientras que en su proyecto de sentencia la ministra Loretta Ortiz aseguró que la ampliación de los certificados a centrales antiguas era positivo. En su lugar es posible que este cambio pueda desincentivar la creación de nuevas plantas.

Otro punto clave de la reforma es que hasta la fecha la CFE está obligada a comprar electricidad a través de subastas para elegir el precio más barato. Ya no sería así. Con las modificaciones la Comisión podrá optar por la electricidad de cualquier planta o fuente, apunta Vázquez, de acuerdo con el nivel de prioridad y sin hacer subastas. Esto podría “afectar en el bolsillo de los usuarios finales”, advierte.

Foto: Cuartoscuro

El último punto es que la iniciativa da opción para la revocación de permisos vigentes, lo que permitiría que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) pueda anular anticipadamente contratos -que se habían dado bajo la anterior ley- a particulares si se percibe un “fraude a la ley” o no se cumplen con el “requisito de rentabilidad” para el Gobierno.

Hasta ahora, estos pequeños generadores denominados de autoabastecimiento o cogeneración habían funcionado como una alternativa para cubrir las necesidades de la generación de energía, explica Vázquez. 

La reforma a la Ley de la Industria Eléctrica podría tener múltiples implicaciones, como un impacto en el suministro, o que impida el crecimiento de las energías renovables -como la eólica o solares-, o que incluso México rompa su propia Ley de Transición Energética, que establece metas para incentivar el uso de energías limpias, y pondría de por medio el Acuerdo de París, que impone algunas obligaciones a los países, incluyendo al nuestro, para apoyar la transición energética… sin embargo, solo el tiempo lo dirá todo, ¿no?

Según el diario El País es pronto para que AMLO y el Gobierno canten victoria. “Pese a la decisión de la Suprema Corte y a los deseos de López Obrador”, explican, “los juicios de amparo iniciados por empresas y asociaciones ambientalistas siguen su curso y las suspensiones decididas por los juzgados de primera instancia impiden la aplicación inmediata de la nueva Ley de la Industria Eléctrica (LIE)”.

 

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO