¿Cuál es el origen de la posada navideña en México?

La celebración como la conocemos hoy viene del cristianismo, pero su origen viene de las culturas prehispánicas
(Imagen: Cuartoscuro)

Ponche, piñatas, fuegos artificiales, dulces y familia. Esos son solo algunas de las cosas que vemos durante la posada navideña, ¿pero de dónde viene, cuál es su origen en México?

Raíces prehispánicas

Pese a que las posadas que celebramos hoy se centran en la historia de María y José los días antes del nacimiento de Jesús, su origen está en las culturas mesoamericanas.

Previo a la conquista de los españoles en el siglo XVI, los mexicas celebraban a los dioses Quetzalcóatl y Huitzilopochtli. Estas celebraciones ocurrían durante el solsticio de invierno y duraban alrededor de 20 días. Justamente la noche del 24 de diciembre, la población se reunía en los patios de los templos para esperar el solsticio y el 25 hacían fiesta.

Tras la caída de Tenochtitlán y la llegada de los misioneros, los españoles aprovecharon estas fiestas para la evangelización. Lo que hicieron fue cambiar el sentido de las fiestas para que, en lugar de celebrar a Huitzilopochtli y Quetzalcóatl, celebraran el nacimiento de Jesús.

El nacimiento de la posada

En este contexto, nacen las llamadas misas de aguinaldo. En 1587, el Papa Sixto V otorgó permiso a los misioneros de celebrar estos eventos. Las primeras misas de aguinaldo se habrían realizado en San Agustín de Acolman, en el Estado de México.

Lo que los españoles hicieron fue celebrar misas entre el 16 y 24 de diciembre. En estas leían pasajes y representaciones de la Navidad, es decir, lo que hoy conocemos como Pastorelas. Durante los festejos se daban regalos conocidos como “aguinaldos”. Además, se introdujeron las piñatas a las fiestas. También se acompañaban de luces de bengala y villancicos.

Con el paso de los años, estas misas de aguinaldo se empezaron a extender en los barrios del país y se convirtieron en parte de la vida familiar y comunitaria. Finalmente se convirtió en la fiesta donde los asistentes se dividen en dos: los que piden posada y los que la otorgan. Esto, como parte de la reinterpretación de José y María buscando dónde refugiarse.

Estas se celebraban en los atrios de las iglesias, una diferencia esencial a las posadas que tenemos hoy en México.

La posada de hoy

Tras la independencia de México, las misas de aguinaldo casi desaparecieron. Sin embargo, los feligreses las rescataron. En lugar de regresar a las iglesias, llevaron estos festejos a sus hogares y las propias calles de las comunidades. Con esto nació la posada navideña como la conocemos hoy.

Básicamente la posada tradicional de hoy consiste en oraciones, pedir posada, cantar los villancicos. Luego sigue romper la piñata y la convivencia. Todas estas actividades siguen siendo una reinterpretación de María y José pidiendo posada en Belén hace más de dos mil años.

Como pasó tras la conquista, estas fiestas comienzan el 16 de diciembre y continúan hasta el 24 del mismo mes. Se realiza una diaria, justamente por los días previos al nacimiento de Jesús.

Publicidad