Norma a favor de víctimas de violación divide a diputados

Las últimas semanas han sido sumamente agitadas para la Comisión de Género en el Congreso. La razón es simple: los jaleos entre partidos alrededor de la norma 046 y la propuesta de elevarla a ley. La norma 046, actualmente está vigente y de aplicación obligatoria en todo el país, contempla que todas las mujeres que hayan sufrido u abuso sexual accedan a la píldora “del día siguiente” y, de ser necesario, un aborto voluntario de así requerirlo. (Vía: Proceso)

El año pasado las diputadas del PRI, Nereida Plascencia Pacheco y Erika Araceli Rodríguez Hernández, presentaron una propuesta que promovía reformar los artículos 46, 49 y 50 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Esta reforma tenía por fin incluir el correcto cumplimiento de la norma 046.

Sin embargo dos puntos en particular de la 046 que causaron asperezas entre partidos como el PAN y asociaciones de extrema derecha:

6.4.2.3. En caso de violación, las instituciones prestadoras de servicios de atención médica, deberán, de acuerdo a la norma oficial mexicana aplicable, ofrecer de inmediato y hasta en un máximo de 120 horas después de ocurrido el evento, la anticoncepción de emergencia, previa información completa sobre la utilización de este método, a fin de que la persona tome una decisión libre e informada.

6.4.2.7.En caso de embarazo por violación, y previa autorización de la autoridad competente, en los términos de la legislación aplicable, las instituciones públicas prestadoras de servicios de atención médica, deberán prestar servicios de aborto médico a solicitud de la víctima interesada, en caso de ser menor de edad, a solicitud de su padre y/o su madre, o a falta de éstos, de su tutor o conforme a las disposiciones jurídicas aplicables.

Es decir: en caso de violación, la norma 046 estipula que el Estado está obligado a otorgar anticoncepción de emergencia y a, en caso de embarazo, otorgar aborto a solicitud de la víctima. (Vía: Diario Oficial de la Federación)

La propuesta de las diputadas del PRI se encontró con resistencia de sus propios compañeros de partido además de las bancadas del PAN y del PES. Además se prestó para la desinformación, pues organizaciones de extrema derecha promovieron en redes información inexacta o directamente falsa al respecto.

 

En cuentas de Twitter como la de Dilo Bien, una asociación de extrema derecha, se aseguraba que la norma 046 “deja sola a la mujer violada”. Esta misma razón fue esgrimida por el Frente Nacional por la Familia, la asociación de extrema derecha que durante el año pasado organizó marchas en contra del matrimonio igualitario. (Vía: Milenio)

Sin embargo, aunque sitios conservadores cantan victoria al respecto, como la página de ACI Prensa, Karen Luna, representante de GIRE, declaró para Animal Político que independiente del resultado de la votación del Congreso, “el aborto por violación es legal a lo largo y ancho de México”. (Vía: Animal Político)

Las mujeres que buscan abortar en México deben pasar un via cruces legal, médico y psicológico donde las legislaciones locales no siempre ayudan, ya sea desde la clandestinidad o viajando directamente hasta la Ciudad de México donde es legal, desde el 2007, hasta la semana 12 de gestación. (Vía: El País)

Es por este via crucis que la diputada Mirza Flores declaro ante el pleno ante la negativa del Congreso: “No nos vuelvan a mandar flores el día de la mujer”. Paralelamente se convocó a que el secretario de salud José Narro acuda al Congreso para hablar con las comisiones de Salud y Género. (Vía: La Jornada)

 

Vale la pena recordar la oleada prohibicionista alrededor del aborto en varias entidades del interior de la república en respuesta a la aprobación del aborto en la Ciudad de México. Entidades donde era legal el aborto en casos de aprobación pasaron a tomar medidas que criminalizaban a la víctima sin ofrecer ninguna clase de apoyo. La norma 046 en su momento nació para brindar apoyo a las víctimas en un país donde 520,000 menores sufren agresiones sexuales cada año.

Y, aunque la norma o46 sea obligatoria y vigente en todo el país, eso no ha impedido que se niegue sin fundamento a mujeres o que derive en casos atroces como el de Citlali, una niña indígena sonorense que el año pasado denunció abuso por parte de un compañero del trabajo de su padre.

 

Aunque se certificó de inmediato la agresión sexual a la niña de 13 años, en ningún momento se le ofreció la pastilla anticonceptiva de emergencia ni ningún profiláctico para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Las autoridades del estado de Sonora tampoco le informaron su derecho a interrumpir el embarazo si este ocurriera. Casos como el de Citlali podrían no ocurrir si la norma 046 se respetara.

Mientras el Congreso posterga votaciones, se demora en debates y de plano dan marcha atrás al dictamen sobre la norma 046, México sigue ocupando el primer lugar de la OCDE por agresiones sexuales. (Vía: El País)