Breve guía para entender la nueva intervención de EE.UU. en Irak

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer que autorizará incursiones aéreas “específicas” contra los rebeldes islamistas sunitas del grupo anteriormente llamado ISIS si avanzaban hacia la ciudad de Erbil, en el norte de Irak, donde hay un consulado y asesores militares estadounidenses. Este viernes, los ataques han comenzado. La nueva intervención de EE.UU. en Irak.

¿Qué pasa en Irak?

En Irak, el fundamentalismo islámico encuentra su mayor expresión en el grupo sunita (secta musulmana más  numerosa del mundo) antes conocido como ISIS (Estado Islámico de Irak y el Levante), actualmente llamado IS (Estado Islámico), nombre que adoptó tras unirse a los sunitas del país vecino, Siria. IS declaró recientemente la creación de un estado islámico que no reconoce las fronteras entre ambos países y que pretende extenderse a través de Medio Oriente. Tal estado no ha sido reconocido por ningún gobierno.

isis

Aunque IS cuenta con un número limitado de elementos armados, mucho menor al de los efectivos en el Ejército irakí, su avance por la región ha sido permitido por un gobierno indeciso que no deseaba actuar sin el consentimiento de Estados Unidos, país que favoreció la instauración de la actual administración tras la derrota de Sadam Hussein y que ha entrenado en su totalidad a la actual defensa de Irak.

¿Por qué la intervención de EE.UU. en Irak  ahora y no antes?

Air Force Drone Pilots

Por su parte, Obama retrasó la intervención de EE.UU. en Irak para ayudar al gobierno aliado por dos motivos: 1) Irak cuenta con importantes yacimientos de petróleo, de los que Estados Unidos saca provecho. Si bien, el avance a largo de plazo de sunitas en su control sobre Irak pone en peligro tales pozos, lo cierto es que, a corto plazo, el riesgo ha elevado el precio del crudo, lo que benefició la venta del petróleo estadounidense. 2) Una intervención en Medio Oriente representaba un peligro para la popularidad demócrata en Estados Unidos. El partido triunfó cuando Obama prometió terminar con la intervención en la región.

El combate contra los sunitas es, a nivel de la política internacional, un tema aun más delicado. En efecto, el mismo grupo islamista que pone en riesgo al gobierno aliado de Estados Unidos en Irak, es el que se ha levantado en contra del gobierno aliado de Rusia en Siria. Por lo tanto, combatir a los sunitas en Irak implica, indirectamente, hacer un trabajo sucio que también beneficiará a Rusia, quien por su parte no pone en riesgo su imagen diplomática.

En efecto, Obama llamó “civiles indefensos” a la totalidad de los afectados por el gobierno de Basahar al Assada cuando éste fue acusado de usar armas químicas contra la población en Damasco. Hoy, no obstante, llama terroristas a los sunitas de Irak, fuertemente asociados con aquellas protestas.

¿Cuál es el costo de la intervención de EE.UU. en Irak?

Aunque Obama intentó atenuar su decisión afirmando  que era una situación urgente, parece llegar demasiado tarde como para que ese argumento sea verosímil. Por otro lado, aseguró que la intervención no incluiría tropas terrestres. Con todo la nueva ofensiva en el país es un acto desesperado de la administración de Obama, que se mantuvo demasiado tiempo beneficiándose con la especulación de los precios del petróleo, y que no supo instruir al gobierno de Irak para detener a tiempo el avance de ISIS.

El manejo de las crisis en Gaza, Ucrania, Afganistán, Siria, Irak, sumadas a las de salud en Libia, le ha costado popularidad tanto a los demócratas como a Estados Unidos a nivel global.

IRAQ-UNREST-YAZIDIS

Por su parte, los habitantes yazidíes (minoría islámica oprimida por la mayoría sunita y por el avance de ISIS) de las regiones cercanas al avance de ISIS abandonaron hace meses sus hogares para no ser alcanzados por los castigos del grupo fundamentalista, que practica la castración femenina y las crucifixiones entre otras. Autoridades irakíes han manifestado su preocupación por esta situación y afirmaron que “una religión entera está siendo borrada de la faz de la tierra”.

Si bien, la intervención estadounidense podría ayudar a detener el avance de los fundamentalistas, lo cierto es que parece impotente para mantener la paz en la región, toda vez que su principal interés en la zona no es ni la seguridad de la población ni el orden civil. A su vez, el fundamentalismo radical y violento no se disolverá en la región si Estados Unidos y Rusia no dejan de intervenir y promover administraciones que no atienden los problemas reales de la población.

Vía: BBC,El País,Vox

 

Por: Redacción PA.