Blackface como racismo, ¿por qué no pintarse la cara de negro en Halloween?

El blackface (pintarse la cara de negro) es un acto racista aun en los disfraces de Halloween
Justin Trudeau con blackface, ¿por qué esto es racista? (Imagen: Irish Times)

En época de disfraces, nunca falta quien se quiere disfrazar de Aladdin, de un personaje de las mil y una noches, de Baltazar. El problema con estos disfraces es que a veces implican “blackface”, es decir, se pintan la cara de negro para representar a otra raza. Te presentamos la historia racista detrás de esta práctica y por qué no debería de usarse.

También te puede interesar: No existe el ‘racismo inverso’, aunque mayoría de blancos en EEUU se sientan discriminados

La práctica se originó durante el siglo XIX en espectáculos de juglares. Éstos buscaban representar a la comunidad negra a partir de estereotipos: con la cara negra, la ropa rota y con rasgos faciales “toscos”. Mostraban a los esclavos de las plantaciones y los representaban como flojos, ignorantes e hipersexuales. De este modo no sólo surge el estereotipo, sino que éste se propaga frente a la comunidad blanca que, al final, era la única que podía ver este tipo de actuaciones.

Los espectáculos “cómicos” se desarrollaron en Nueva York y rápidamente se propagaron en todo el país. Según el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana Smithsonian (NMAAHC) para 1845 ya habían creado su propia industria. Entre los primeros ejemplos mediáticos se encuentra Jim Crow, un personaje creado por el actor Thomas D. Rice y cuyo nombre se usaría para promover las leyes de segregación en Estados Unidos. (Vía: CNN)

Igualmente, Al Jolson representó en el primer largometraje sonoro sincronizado a un judío que, para poder cantar jazz, se pinta la cara de negro. “El cantante de jazz” de 1927 fue considerado por muchos “el rey del blackface”. Actualmente, el estudio que tiene la propiedad intelectual del archivo acepta la culpa de haberlo hecho y permite que se reproduzca pero eliminó el audio del archivo.

En su infancia, artistas como Judy Garland y Shirley Temple también usaron el blackface y eran conocidas por actuar en películas que promovían la “obediencia de la comunidad afroamericana”. Muchos afroamericanos tuvieron que recurrir al blackface para obtener trabajo, ya que no eran contratados si no representaban el estereotipo. Este fue el caso de Master Juba, el inventor del tap. La audiencia blanca sólo permitía que actuara si se hacía pasar por un blanco representando a un negro. Fue con su talento que poco a poco pudo dejar de usar blackface. (Vía: Master Juba)

Shirley Temple con blackface en la película “La pequeña rebelde” (1935). (Imagen: Reappropiate)

Entre las figuras públicas que han usado blackface más recientemente se encuentra el gobernador de Virginia, Estados Unidos, Ralph Northam. Él se hizo blackface para disfrazarse en Halloween junto con un amigo suyo que se vistió de miembro de Ku Klux Klan, por lo que recibió muchas críticas. Aunque el disfraz fue utilizado en su carrera de medicina, fue expuesto en mayo de 2019.

El presidente de Canadá, Justin Trudeau, también fue expuesto este año porque resurgieron imágenes y videos de él con blackface en una fiesta de “Las mil y una noches” y otras actuaciones. Al respecto, Trudeau comentó “oscurecer tu rostro sin importar el contexto o las circunstancias es siempre inaceptable por el historial de racismo vinculado a esta práctica. Debería haberlo entendido entonces y nunca debería haberlo hecho“. (Vía: BBC)

El blackface no sólo implica ignorancia ante la historia racista que ha soportado la comunidad negra, sino que la promueve y la propaga. Los estereotipos negativos impulsados por el blackface siguen presentes hasta hoy en día y, en cualquier contexto, su uso tiene una connotación negativa. Esto aplica también para el “brownface” (pintarse la cara de marrón) o el “yellowface” (pintarse la cara de amarillo) pues promueve estereotipos racistas. Pero no te preocupes, hay muchos disfraces en Halloween que puedes usar, sin demeritar a toda una comunidad.