8 puntos sobre el caso Ayotzinapa que ponen en problemas la versión de la PGR

¿Cuáles son los argumentos para desmontar la llamada ‘verdad histórica’? A 4 años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa las investigaciones independientes e internacionales refutan la ‘verdad histórica’ que las autoridades sostienen ante tribunales internacionales.  Te presentamos algunos puntos que cuestionan la narrativa del Estado.

Para iniciar con nuestra lista, te presentamos brevemente lo que la Procuraduría General de la República (PGR) sostiene como la ‘verdad histórica’.

Versión de la PGR

El 27 de enero del 2015  fue presentada la versión de la PGR, que, a grandes rasgos, indica que a las 13 horas los estudiantes ya se encontraban en las afueras de Iguala, en la caseta de cobro y en el cruce de Huitzuco, intentando tomar autobuses privados para asistir a la marcha del 2 de octubre en la Ciudad de México. Entre las 19 y 2o horas, se reagruparon en la terminal de autobuses y a las 20:45 fueron atacados por la policía municipal.

Los estudiantes manejaron hasta la esquina de Juan N. Álvarez y Periférico Norte, donde fueron atacados de nuevo. Entre 20 y 25 normalistas fueron llevados a la comandancia de la policía de Iguala, de ahí a Loma de los Coyotes y, finalmente, al basurero de Colcula, donde supuestamente fueron ejecutados por miembros del crimen organizado y sus restos fueron quemados  hasta el medio día del 27 de septiembre.

Versiones de investigadores independientes

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) intervino desde octubre de 2014 en la investigación del caso Ayotzinapa a solicitud de los familiares de los estudiantes desaparecidos. El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) comenzó a trabajar el 2 de marzo de 2015.

1. Según el testimonio de estudiantes y de jugadores de “Los avispones” fue hasta las 19.30 horas que los estudiantes salieron rumbo a Iguala —es decir, 6 horas después respecto a la versión de la PGR— para lo que tomaron tres autobuses en la terminal de Iguala.

2. Dejaron la estación en dos diferentes autobuses y ambos grupos fueron atacados simultáneamente en dos lugares distintos: uno en a calle Juan N. Alvarez y otro frente al Palacio de Justicia. Fue en este momento cuando fueron desaparecidos, los sobrevivientes al ataque se dispersan.

3. Hubo dos ataques más que no han sido reconocidos por laPGR: uno, en una conferencia de prensa en la esquina de Juan N. Álvarez y Periférico Norte la madrugada del 26 y el 27. Al menos tres personas con uniformes negros, según testigos y sobrevivientes, dispararon con armas largas contra los estudiantes y reporteros. (Vía: Animal Político)

4. Las versiones de los detenidos pertenecientes al crimen organizado muestran tres diferentes escenarios sobre el destino final de los estudiantes.

5. El GIEI reportó en su informe que por lo menos 17 indicios graves de tortura entre los detenidos, quienes fueron piezas centrales para dar cuenta de la versión del basurero de Cocula, y los policías detenidos en octubre del 2014.

El 17 de septiembre del 2015 fue detenido “El Gil”, en su primera declaración señaló que no formaba parte de los Guerreros Unidos; horas después, firmó otra declaración en la que dijo que los jóvenes fueron divididos en dos grupos, uno fue llevado al basurero y otro fue “disuelto en agua”.

Si se llega a comprobar ante un juez los resultados de GIEI, el testimonio de “El Gil”, así como muchas puntos de la ‘verdad histórica’ quedarían sin sustento.

6. En el informe del GIEI de abril del 2016 se detalla que el 28 de octubre del 2014, sin ningún registro en el expediente, se realizaron diligencias en el río San Joaquín: se condujo sin abogado a un detenido a la orilla del río y se tomaron muestran de restos óseos del cauce por equipos forenses. Más tarde, en el segundo informe del GIE se detalla la alteración de la escena del río San Juan. 

7. La presencia de agentes militares coinciden con los crímenes de los estudiantes, es decir: el ejército estuvo al tanto de sus desaparición.

8. El 10 de febrero del 2016, el EAAF presentó su peritaje sobre el basurero. En el informe demuestra que la quema masiva de cuerpos no se dio en el basurero, los signos encontrados muestran que los restos de fuegos presentados por la PGR son, en realidad, pequeñas quemas realizadas desde el 2012 y no un fuego de grandes dimensiones.

La información fue obtenida a través de los informes de: el GIEI; el del EAAF; de la plataforma Ayotzinapa  (Forensic Architecture), y de El tiempo de Ayotzinapa, de  Carlos Martín Beristain.

Por: Redacción PA.