#AtahualpingChallenge: el reto de lanzar un Biblia al suelo [VIDEO]

El video original corrió como pólvora por la red; en él se explica la moda entre ciertos jóvenes peruanos de participar en el #AtahualpingChallenge que presuntamente consiste en lanzar una Biblia contra el suelo de la misma forma en que, dicen, Atahualpa lanzó una en rechazo a la fe católica impuesta por los españoles.

El video narra cómo los jóvenes peruanos suben videos a la red donde arrojan una Biblia en distintos escenarios y con variados estilos de lanzamiento: de espaldas, como jabalina, del balcón hacia la calle. Estos videos generaron furor, además de comentarios del tipo “por gente como esa es que el Santo Oficio debería volver”. (Vía: Diario Correo)

Como toda provocación anticlerical, el video que viralizó el supuesto reto iconoclasta cuenta con idéntico número de detractores y de entusiastas. Algunos lo consideran un desafío ateo; otros, un pequeño acto de rebeldía anticolonialista.

¿De verdad Atahualpa lanzó una Biblia como rechazo?

¿En qué se basa el #AtahualpingChallenge? Según el video, Atahualpa, personaje crucial de la historia de Perú, arrojó una Biblia en señal de rechazo cuando se le pidió abrazar la religión cristiana y jurar sumisión al rey de España.

Sin embargo, una somera búsqueda en internet arroja mucha información sobre Atahualpa y su muerte, pero ninguna concuerda con el video en el lanzamiento de Biblia. Los libros de Historia tampoco están de lado del video.

¿Qué sí viene en todos los libros de historia? Que Atahualpa fue condenado a morir quemado. Él aceptó la condena, pero le preocupó reducirse a cenizas, pues para revivir en la religión incaica su cuerpo debía ser embalsamado. Fue entonces que se le ofreció ser bautizado para ser enterrado enterito.

Con el exclusivo fin de poder ser embalsamado para no deshonrar su religión incaica, abrazó el cristianismo de último momento y recibió el nombre bautismal de Francisco. Es decir, el apego a su religión era tan fuerte que, por paradójico que suene, se convirtió al cristianismo en caliente para no traicionar sus creencias reales.

Las historias del lanzamiento de Biblia no siempre se ponen de acuerdo en cómo ocurrió ni en qué fecha ocurrió. Por otro lado, las versiones de cronistas como Guaman Poma y el Inca Garcilaso sugieren, además, un grave desacuerdo cultural. (Vía: Laicismo)

El video dice que el evento histórico ocurrió en 1535, pero la mayoría de las fuentes señalan que fue en 1532. (Vía: Negratinta)

¿Un montón de papel es un libro?

Una versión, sin embargo, llama la atención por sugerir con mayor ahínco algo que se percibe en el resto de versiones: en ella Atahualpa lanza el objeto pero nunca fue consciente de qué estaba lanzando. (Vía: Microsiervos)

Los misioneros del cristianismo saben como pocos qué es la distancia cultural. Como relata Julián Herbert en La casa del dolor ajeno, los primeros misioneros que llegaron a China a llevar el catolicismo nunca pudieron traducir un concepto clave de su mensaje: “religión”.

El concepto entero de religión no tenía un claro equivalente chino. ¿Cómo explicarles todo lo demás? Las cosas nunca nos pertenecen; pertenecen al lenguaje, dice Herbert. Para que fuera un auténtico desafío lanzar una Biblia, Atahualpa primero debería tener plena consciencia de estar arrojando un símbolo específico.

Sin embargo, como se aprecia en la versión de Guaman Poma, Atahualpa no conocía el concepto de europeo de libro. Los incas contaban con otros medios para conservar y transmitir conocimiento. Más difícil aún sería que Atahualpa supiera al dedillo la importancia de ese libro específico para Occidente.

Por supuesto, cualquiera podría alegar que los españoles contaban con traductores. No es difícil suponer que traducir la palabra y el concepto de “Biblia” de primera intención, sin antecedentes ni códigos compartidos, es una empresa cuando menos canija. 

Las mejores preguntas son las incómodas

Aún así, el #AtahualpingChallenge pone de relieve dos temas siempre escabrosos. Por un lado, nuestras siempre agitadas opiniones y versiones de la Conquista de América. Por el otro, la intromisión de los católicos en la vida laica.

Para algunos, el #AtahualpingChallenge es un pretexto idóneo para criticar y subrayar cómo algunos católicos conservadores buscan imponer sus criterios morales a otros, como en lo tocante al matrimonio igualitario.

Es altamente probable que Atahualpa no supiera qué demonios estaba aventando si es que en efecto aventó una Biblia. Su desafío a los españoles fue distinto. Sin embargo, nosotros en estos tiempos sí que sabemos exactamente qué significa arrojar una Biblia.

Lo mismo ocurre con las implicaciones anticolonialistas del #AtahualpingChallenge. Sin ser las víctimas pero tampoco los victimarios, somos hijos directos de los crímenes ocurridos durante la Conquista de este continente.

Vuelto famoso durante el mes patrio de Perú, este desafío se suma a los que se cuestionan ese desgastado invento del siglo XIX que es la nacionalidad.

¿Es verdad el video?

Aunque ampliamente provocador y valioso, algunos ponen en duda la veracidad del #AtahualpingChallenge. Por ejemplo, en el video un mismo tomo aparece al menos cinco veces.

¿De verdad es tan popular la misma Biblia roja?, ¿no será el mismo tomo para todos? Lo mismo sucede con los supuesto comentarios vertidos en el video, casi todos ocurridos el 14 de julio.

Aunque esté en duda para algunos la autenticidad del video que promociona el #AtahualpingChallenge, este ha puesto sobre la mesa de muchos las únicas preguntas que valen la pena: las incómodas.