Así recibirá la economía AMLO el próximo primero de diciembre

Imagen: Especial

Con este periodo de transición, se cumplirían 18 años en donde esta no se realiza con una crisis económica detrás. Recordemos que prácticamente de 1976 a 1994, cada cambio de administración traía consigo crisis económicas, que fueron llamadas: crisis de fin de sexenio.

En ese sentido, el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, recibirá el próximo primero de diciembre una economía lejos de estar en riesgo de una crisis, pero sí, con muchos retos por delante, sobre todo relacionados a temas como: crecimiento, mercado informal, empleo, salarios y certidumbre para los mercados nacionales e internacionales.

En primer lugar, se entregará una economía estable, la inflación estará nivelándose en el rango objetivo establecido por Banxico de +/- 1 punto sobre el 3%. Asimismo, AMLO recibirá las finanzas públicas con un superávit primario (más ingresos que egresos) del 0.8% con respecto al PIB.

Imagen: Banxico

Por otra parte, hay factores externos que podrían dar mucha más estabilidad a la economía para el próximo gobierno, particularmente que se concrete la firma del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo cual se prevé pueda suceder antes de la toma de posesión de López Obrador, tal como lo han asegurado el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo y el representante de AMLO para las negociaciones, Jesús Seade. (Vía: El Economista)

De darse dicho escenario, se liberaría un poco la volatilidad del tipo de cambio frente al dólar, el cual podría llegar al rango de los 17 pesos por dólar en el mejor escenario posible. Sin embargo, esto está fuera de nuestro control, ya que recordemos que Estados Unidos tiene elecciones intermedias el mes de noviembre, por tanto, la renegociación será un arma política a disposición de Donald Trump en el caso de que pierda influencia en la nueva legislatura. En ese caso, se podrían extender aún más las negociaciones y AMLO podría tomar posesión con un tipo de cambio en el rango de los 19 y los 20 pesos por dólar. (Vía: El Financiero)

Respecto a las finanzas públicas, a pesar de que serán entregadas con un superávit primario, el nuevo gobierno no tendrá mucho margen de maniobra a raíz del endeudamiento, el cual se encuentra en una proporción del 44.5% con respecto del PIB. Esto no es crítico, pero sí limitante en términos operativos. (Vía: SHCP)

Imagen: Especial

Finalmente, uno de los retos más importantes que enfrentará el próximo gobierno tiene que ver con los niveles de informalidad de la economía mexicana. Según cifras del INEGI, un total de 30 millones de personas se encuentran laborando en estas condiciones, lo cual es equivalente a 56.9% de la población ocupada del país. Estos niveles no han logrado bajar a pesar de que durante esta administración se generaron 3.6 millones de empleos formales.

Asimismo, en el crecimiento económico habrá bastantes desafíos, debido a que nuestro país ha crecido en los últimos años por debajo del 3% anual. Además, se estima que esa tendencia se mantenga, pues el FMI bajó de 3% a 2.7% el pronóstico de crecimiento de nuestro país para 2019. (Vía: FMI)

Con información de El Universal.