¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Quién es Abiy Ahmed, ganador del Premio Nobel de la Paz?

Abiy Ahmed logró terminar el conflicto de veinte años entre dos países vecinos
Abiy Ahmed, Primer Ministro de Etiopía gana el Premio Nobel de la Paz

El 11 de octubre Abiy Ahmed ganó el Premio Nobel de la Pazpor sus esfuerzos para lograr la paz y la cooperación internacional, y en particular, por su decisiva iniciativa para resolver el conflicto fronterizo con la vecina Eritrea”, según el comité. Y es que Ahmed logró terminar un conflicto de veinte años entre ambos países.

¿Por qué hay tanto conflicto entre Eritrea y Etiopía?

Bueno, como casi todos nuestros problemas actuales, habría que echarle la culpa al colonialismo. Por un lado, habría que recordar que Etiopía es internacionalmente famoso por haber sido el único país en África que se resistió a la colonización y rechazó una invasión italiana. Sin embargo, Eritrea sí se convirtió en colonia italiana desde 1889 y hasta 1941. Posteriormente, el país quedó bajo control británico durante la Segunda Guerra Mundial. Desde aquí empiezan las diferencias, pues uno fue colonizado y otro no.

Como Etiopía participó con los Aliados en la Segunda Guerra Mundial, en diciembre de 1950 se permitió que anexara a Eritrea como una provincia. Sin embargo, en 1962, Etiopía invadió Eritrea completamente y la despojó de su autonomía. Surgió entonces la Guerra de Independencia de Eritrea, una guerra de tres décadas que afectó la economía de ambos países. Tanto, que llegaron a ser los países más pobres del continente. La guerra terminó oficialmente en 1993, con un referéndum en el 99.83% de los ciudadanos de Eritrea votaron por su autonomía. (Vía: BBC)

Sin embargo, los treinta años de conflicto no terminaron ahí, sino que implementaron tensiones que siguen vigentes hasta nuestros días. Cinco años después de la declaración de independencia, Eritrea invadió Etiopía y exigió el dominio sobre la región de Badme. Por cierto, ya que Badme no era una región rica en minerales o petróleo, se cree que fue sólo una excusa para liberar la tensión que llevaba años acumulándose. La lucha dejó a más de 300,000 fallecidos de ambos bandos y miles de desplazados –especialmente de la región de Eritrea, donde se implementaron políticas dictatoriales–. (Vía: BBC)

Es aquí donde entra Abiy Ahmed (¡por fin!). Apenas tres meses después de ser nombrado Primer Ministro, logró firmar la Declaración Conjunta de Paz y Amistad entre Etiopía y Eritrea. Se comprometió a entregar Badme a Eritrea, con lo que terminó una guerra de veinte años. Igualmente, aseguró la libertad de miles de presos políticos, posibilitó el retorno de exiliados y terminó el estado de emergencia del país.

Un poco más sobre Abiy Ahmed

Hijo de padre musulmán y madre cristiana, Ahmed es el hijo número trece de su padre polígamo y el número seis de su madre. Desde joven se unió al ejército nacional donde se graduó como ingeniero informático. Tiene una maestría en liderazgo y otra en administración; además de un doctorado en filosofía. 

Paralelo a su carrera militar, donde era teniente coronel, comenzó su carrera política en el Partido Democrático Oromo, región de su nacimiento. Se volvió diputado de la coalición en 2010 y ministro de Ciencia y Tecnología en 2015.  El 2 de abril de 2018 se convirtió en Primer Ministro de su país y fue uno de los principales partidarios de Sahle-Work Zewde, la primera presidenta del país. (Vía: El País)

Abiy Ahmed, Primer Ministro de Etiopía. (Imagen: El País)

Sin embargo, su llegada al poder no ha sido tranquila. Tres meses después de su llegada al poder, le lanzaron una granada que explotó a veinte metros de él –y que, por suerte, no le causó ningún daño–. En junio de 2019, hubo un golpe de estado en el país durante el cual murió el Jefe de Estado Mayor de la Defensa y un presidente municipal. Investigaciones apuntan a que la toma de poder fue promovida por el Ejército, ya que Ahmed apoyado la detención de altos cargos militares acusados de violar derechos humanos durante gobiernos anteriores.

Ahmed habla cuatro idiomas, incluido el inglés. Está casado con Zinash Tayachew, con quien tiene tres hijas y un hijo adoptivo. En 2018, fue nominado el “africano del año” según la Revista Líderes Africanos. En 2019, se le consideró entre las 100 personas más influyentes del mundo, según la Revista Time. Ahora, es ganador del Premio Nobel de la Paz.