Marcelino Perelló, ex dirigente estudiantil, dice en radio que “sin verga no hay violación”

Aquí Marcelino Perelló, machiprogre de almanaque.

Acaso uno de los especímenes más tristemente comunes del machismo mexicano es el machiprogre. *Quien escribe pone voz de documental*: el machiprogre se distingue porque dice ser de izquierda, enarbola causas de izquierda, acude a marchas de izquierda, lee medios de izquierda, rebasa en su bici por la izquierda… pero es profundamente machista: suele demeritar las causas feministas, suele distinguir entre “luchas feministas de verdad” y “tus luchas”, suele decir que las feministas son exageradas. Para el machiprogre todas las feministas son fake a menos que a) sean del siglo pasado b) vivan en otro país o c) estén muertas. Sí son a, b y c, las tres cosas al mismo tiempo, pues mejor. Porque el machiprogre nunca pero nunca de los nunca jamases dirá que es machista.

 

Esta linda reflexión viene a cuento porque Marcelino Perelló Valls, quien fuera dirigente del 68 y miembro del Partido Comunista en sus años mozos ahora es un viejito cascarrabias que tiene un programa en Radio UNAM. Hoy fue noticia porque el martes 28 de marzo (claramente tardamos en enterarnos porque su programa no es muy popular) se le ocurrió decir que “si no hay verga no hay violación”.

Todo empezó porque el ex dirigente estudiantil estaba azorado en su programa de radio porque al taxista “piropero” que acosó a Tamara de Anda lo metieron al Torito por rehusarse a pagar la multa por su falta administrativa: “Estamos construyendo un infierno”, se quejó, como todos los machiprogres que ven su terruño amenazado si las quejas por sus “piropos” ascienden.

 

Entonces alguien que lo acompañó en su programa le mencionó en contraposición el caso de Daphne y cómo uno de sus presuntos agresores consiguió un amparo pues el juez de Veracruz alegó que introducir los dedos en la vagina no es violación.

“Tampoco eso de que te mentan los dedos es para armar un desmadre.”

Esa fue la primera joya que lanzó en su programa. “Es una violación”, le respondió alguien más y fue entonces que soltó esa declaración que debemos enmarcar y colgar en un lugar especial entre los máximos trofeos del marxchismo mexicano:

“La violación implica necesariamente verga. Si no hay verga no hay violación. O sea con palos de escoba, dedos y vibradores.” 

Así como lo oyeron: según el ex dirigente estudiantil, si unos tipos en la calle se aparecen ante mí y sacan palos de escoba puedo sentirme segura.

Todo explotó en cuanto se enteraron las redes sociales (o sea, como semana y media después porque quién iba a escuchar su programa, la verdad). Su declaración no sólo es profundamente ofensiva, también es profundamente ignorante y refleja con una nitidez escalofriante el estado del machismo en México.

Para colmo Marcelino Perelló no sólo no se ha retractado ni ha ofrecido disculpas; muy por el contrario, en lugar de desdecirse, aclaró que lo que dijo “fue de mal gusto” pero mantuvo su postura. (Vía: Reporte Índigo)

 

Hasta el momento Radio UNAM aclaró que el programa que conducía Perelló ha sido cancelado y todo tipo de figuras académicas han condenado los dichos del ex dirigente estudiantil. Igualmente el Comité del 68 ha condenado las declaraciones del ex dirigente. Mientras tanto, el Internet le tiene algunos cariñosos mensajes a Perelló:

 

 

 


Es una desgracia que sólo con ejemplos así podamos aprender qué es un machiprogre.