La destrucción del medio ambiente desde el cielo [Fotogalería]

El objetivo del fotógrafo es generar conciencia en la sociedad sobre el impacto humano en la naturaleza
(Imagen: Cortesía del fotógrafo)

Jassen Todorov es un fotógrafo búlgaro residiendo en San Francisco. Desde hace algunos años, su trabajo ha ganado relevancia por la cobertura que le ha dado al impacto que causa el desarrollo humano al medio ambiente. Por eso nos acercamos a él para una entrevista.

Esta es la imagen que ganó en 2018 el concurso fotográfico de National Geographic. Se trata de miles de carros almacenados en medio de la nada, en el desierto de Mojave, cerca de Victorville, California.

Quizá la conocías, quizá no, pero su mensaje sigue siendo tan claro como lo fue hace dos años: la producción excesiva y el consumo de la sociedad es un problema inmenso en nuestros tiempos.

Esto es parte de la visión que trata de compartir el fotógrafo de este paisaje, Jassen Todorov, de 45 años, quien nos platicó sobre su trabajo.

“Muchas veces, la gente piensa en la contaminación como una idea abstracta. Piensan: ‘hay contaminación, pero está lejos y en el futuro'”, nos comentó Todorov. “Por eso creo que necesito repetir este mensaje una y otra vez: está aquí, está en todos lados y es ahora”.

Todorov, piloto profesional y músico de carrera, comenzó a tomar fotografías en 2010, durante las clases de aviación que imparte. Desde entonces, ha recorrido diferentes partes del mundo, pero se centra sobre todo en el occidente de Estados Unidos.

“Algunas veces, las vistas que capturo desde arriba pueden ser impactantes. Hablan del desperdicio, hablan de contaminación, hablan de belleza, por supuesto”, comentó Todorov.

En todo esto también ve la destrucción de la naturaleza, algo que lo motiva a compartir su trabajo con la gente.

Entre esto se encuentra la memoria de nieve en las montañas de California, algo que ve cada vez con menos frecuencia.

“Está todo seco y eso da miedo, porque el agua [fresca] se está convirtiendo en un producto muy codiciado”, dijo. “Miles de millones en el mundo saben que pueden ir a Wal Mart y comprar tanta agua como quieran, […] la gente ni siquiera piensa que eso es limitado y estamos contaminando el agua, contaminando los ríos y eso es menos agua para la gente”.

Un ejemplo de estas pérdidas está en el trabajo que hizo sobre el Río Colorado.

(Imagen: Cortesía del fotógrafo)

“Esa es una historia muy muy triste, porque empieza en las hermosas montañas de Colorado y mientras fluye hacia el sur hay una presa y luego hay otra presa y luego otra presa”, relata el fotógrafo. “Para cuando llega al Mar de Cortés […] es como un esqueleto gigante”.

(Imagen: Cortesía del fotógrafo)

“Estás viendo un área enorme, el área del delta, que está en su mayoría seca y es muy fotogénica, es muy bella, pero es una historia muy triste”.

(Imagen: Cortesía del fotógrafo)

Gran parte del agua de este río, remata Todorov, la consume la ciudad de Las Vegas, Nevada.

Esto lleva al fotógrafo a los siguientes cuestionamientos: ¿por qué construir ciudades insostenibles en medio del desierto, sin agua, con poca lluvia?

“Es una especie de oscuridad que se asoma, pero la gente piensa ‘esto no me va a afectar, una vez que lleguemos ahí, pensaremos en ello’, pero estamos ahí, ya pasamos eso”.

Sin embargo, no todo en el horizonte se asoma con pesimismo. Si bien considera que las artes y las ciencias son realmente lo que nos pueden preservar en un mundo que es consumido por la sociedad, también ve la fuerza de la gente ante la adversidad.

Tomemos la siguiente imagen como ejemplo.

(Imagen: Cortesía del fotógrafo)

Aquí lo que podemos observar es la captura de un pueblo en California tras los devastadores incendios en el estado en 2017. Esta imagen, ganadora del concurso de fotografía de la revista Smithsonian en 2018, es del momento de la reconstrucción de la comunidad.

“La destrucción es impactante, en primer lugar, y luego, en segundo lugar, es más impactante para mí que la gente es muy resistente. Están listos para reconstruir lo que sea. Tu casa se quema la semana pasada y ahora estás aquí reconstruyéndola”, explica. “No importa cuántas veces la gente sea quemada, destruida, apaleada, sin importar qué, siguen tratando, siguen haciéndolo y siguen tratando de mejorar”.

Para Todorov, oriundo de Sofía, Bulgaria, la clave para el progreso permanece en la educación, ya sea en las ciencias o en las artes. Es ahí donde cree que pueden nacer las herramientas para que el mundo recupere su camino hacia el bienestar.