Así fue el ataque al Mijis relatado por él y sus escoltas

El Mijis fue atacado mientras circulaba en San Luis Potosí

La noche del lunes 4 de febrero del 2019, el Diputado Pedro César Carrizales, mejor conocido como el Mijis, sufrió un ataque armado mientras circulaba en una carretera al norte de San Luis Potosí. Plumas Atómicas habló con él y sus escoltas para saber a detalle qué fue lo qué pasó. 

***

Una moto los estaba siguiendo. Entre la oscuridad del camino a Santa Rita, los escoltas del Mijis, Hunter de copiloto y Rangel al volante, vieron en el retrovisor un faro que les estaba dando alcance, le cedieron el paso, pero la moto no los rebasó. Entonces Hunter cortó cartucho.

–¡Va a sacar algo!, ¡tírate al piso!–, le gritaron al Mijis.

Se escucharon varias detonaciones. Rangel se frenó de golpe. La moto los rebasó, pero seguían disparando. Hunter contestó la agresión a través del parabrisas, mientras Rangel controlaba el carro con una mano y con la otra disparaba por su ventana. Mijis estaba tirado en el asiento trasero y los vidrios le rebotaban en la espalda.

Yo les empecé a tirar con el Fal, pero con el parabrisas roto ya no veía nada, no más veía el foco trasero de la moto y pues ahí le tiraba–, cuenta Hunter.

Así quedó el carro en el que viajaba El Mjis, después de la agresión. Imagen: Especial.

Intentaron darle alcance a sus agresores, pero después de amarrarse ya les habían sacado ventaja. Los escoltas pidieron apoyo: “Recibimos un ataque armado contra el diputado Pedro César Carrizales”. Luego Rangel se dirigió al módulo de policías más cercano en Ciudad Satélite, sobre la carretera a Río Verde.

Ahí, Pedro César bajó del carro y comenzó a vomitar. La diabetes que padece desde hace años se hizo presente. El carro en el que viajaba ya estaba siendo revisado, traía varios impactos en las puertas y en el parabrisas. Jaime Pineda, el secretario de seguridad de San Luis, lo escoltó hasta un hospital. Mijis llegó con el azúcar a 500 y la presión en 180-190, según los médicos, tenían que estabilizarlo y esa noche se quedó internado.

Los impactos de sus escoltas fueron hechos desde el interior del carro. Imagen: Especial.

Atando cabos

–Ya con la cabeza fría empiezas a atar cabos. Una moto siguió a mi esposa en la mañana y en la tarde a nosotros nos estuvo cazando hasta que nos atacaron–, recapitula Mijis.

La mañana del lunes 4 de febrero, la esposa de Pedro salió de casa a bordo de su camioneta. Minutos después, se percató de que una moto color negro y con rayas verdes la venía siguiendo. Intentó perderlos, pero se le emparejaron por un costado. Voltearon al interior y se dieron cuenta de que Mijis no estaba ahí, así que siguieron de largo.

El Hunter tiene 25 años como policía y escolta. En todo ese tiempo ha aprendido a oler el peligro. Miró la moto desde que llegaron a la colonia Olinda, un territorio golpeado por la violencia y la inseguridad, por eso durante el recorrido de Mijis los habitantes le pedían eso: “Mayor seguridad”.  

En este video grabado en vivo se puede ver como una moto pasa atrás del diputado:

–Ya había visto la moto, pero no le tome importancia, hasta que pasó cerca, muy lento y voltearon hacia nosotros. Le pregunté a una señora si los conocía y me dijo que seguro iban a las maquinitas de más adelante, pero nunca pararon ahí, entonces le dije al diputado que nos teníamos que ir –, recuerda el Hunter, un hombre de voz ronca, corpulento y oriundo de San Luis. Si su reacción y la de Rangel no hubiera sido rápida los tres estarían muertos, o fríos como él dice.

Iniciativas y amenazas

Desde el comienzo de su cargo como diputado, el Mijis propuso una ley para que las empresas de telecomunicaciones estén obligadas a entregar, a familiares y autoridades, los datos de la línea telefónica de una persona en calidad de desaparecida; la segunda fue proveer a reos, con perfiles específicos, de algún trabajo para que puedan tener acceso a prestaciones como el IMSS y un crédito de vivienda con Infonavit.

La tercera iniciativa que presentó, planteaba reformar la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas. Pero la iniciativa que llenó su Facebook de amenazas de muerte fue la última; prohibir las corridas de toros y las peleas de animales.

El Mijis ha sido amenazado en diversas ocaciones, pero esta fue el más grave. Imagen: David Peinado.

–Me escribían: “Tenemos ubicada a tu familia, vas a valer madre, te va a cargar la verga, te vamos a chingar, ¿tú qué sabes de gallos?” –dice Mijis mientras revisa su teléfono–. Para la élite de San Luis las corridas de toros y las peleas de gallos son un hobbie. Un negocio en el que se mueve un chingo de dinero y en el que están involucrados las cabezas del Sistema Judicial.  

Hace tiempo un político, con apego a la tauromaquia y a la gallería, le ofreció dinero para sus proyectos a cambio de no presentar su iniciativa, “hay que ponerle dos o tres ceros para que dejes eso güey, tira león”, le dijo, pero Carrizales no aceptó. Sabe que vender una lucha es como entrar, otra vez, al mundo de las drogas.

–Tengo un ideal. Gracias a Dios tengo dinero y vivo cómodo, no ambiciono más. Me gusta hacer esa metáfora de mi vida con lo que hago ahora en la política. Vender un ideal sería como cuando probé la primera droga. ¿Y qué dices? “no pasa nada, está chido”, pero esa pinche droga me llevó a otra y esa a otra y a otra y así hasta valer madre como persona.       

Pedro César va a intentar llevarse a su familia de San Luis, por su seguridad. Imagen: David Peinado.

–¿Vas a seguir con la iniciativa?

–Yo quiero seguir con mi iniciativa, porque si la desecho muchas personas que confían en mí se sentirán engañadas. Van a pensar que me vendí. Además es importante terminar con esas practicas violentas contra los animales. En estos días hablaré con el secretario de seguridad, para ver cómo le hacemos, quiero llevarme a mi familia a otro estado o país, porque no quiero que ellos la paguen.
  

Ataque directo

¿Cómo de qué edad se veían los agresores? ¿Tú le jalaste? ¿Por qué hay un casquillo 9 mm. dentro del auto agredido? fueron algunas de las preguntas que los ministeriales hicieron a los escoltas del Mijis.

–Si te están intentado matar y llevan cascos ¿Cómo voy a saber qué edad tenían?, yo contesté la agresión para resguardar a la persona que tengo que cuidar y no me voy a poner a ver dónde cayeron los casquillos, ¡no mames! –asegura Rangel–, los ministeriales estaban incrédulos, juraban que los tiros que recibimos eran de 9mm y como yo disparé con ese calibre, era probable que también yo hubiera disparado contra nosotros mismos, como si fuera un autoatentado.

El Mijis seguirá con su iniciativa, pese al ataque. Imagen: David Peinado.

Las armas de Rangel y Hunter, así como la unidad afectada fueron resguardados para seguir investigando. Horas después esa versión fue descartada. Un policía de investigación le informó a Hunter que en el espejo retrovisor habían encontrado la ojiva de una bala calibre 32 mm. El mismo calibre de los impactos en la puerta. 

Hasta ahora la fiscalía de San Luis Potosí, a través de Federico Garza, informó que hay dos líneas de investigación, una es una denuncia que Pedro César hizo en contra de un particular un día antes del atentado; la otra, las posibles represalias en su contra por la iniciativa que prohíbe las corridas de toros.

Por Miguel J. Crespo (@MiguelJCrespo)