¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

RESEÑA: Kabul, City in the Wind, una íntima visión de la vida tras la guerra

El impresionante documental Kabul, City in the Wind nos muestra la cara íntima de una ciudad devastada por la guerra.
Reseña de Kabul, City In The Wind, proyectada en GIFF 2019

Kabul, City in the Wind es un recorrido trágico por el miedo de una ciudad silenciosa, entre el viento y el polvo. En la primera secuencia de la película, un hombre pasea a sus dos hijos entre los memoriales de amigos muertos. Éstas son las cicatrices de los ataques suicidas que merman, constantemente, la paz de una ciudad desgarrada. 

El hombre que pasea a sus hijos es un policía en la ciudad de Kabul y ha recibido amenazas de muerte. Con los constantes bombardeos suicidas, no puede quedarse junto a su familia sin firmar su muerte… y el exilio es lo único que puede salvarlos. Sus hijos se quedan solos, con su madre, a cargo de las labores comunitarias de los hombres, viviendo con el miedo constante que pesa sobre el padre ausente.

A pesar del miedo, ayudan a su madre en las tareas domésticas y reemplazan al hombre del hogar en los ojos de una comunidad cerrada. Igual, siguen siendo niños, van a la escuela todos los días, se cuidan entre ellos, juegan a patear latas en la calle, sueñan, continúan el imposible cotidiano.

Estos niños son los sujetos centrales del primer documental de Aboozar Amini, un documentalista Afgano que regresó, después de 10 años de guerra, a su ciudad natal, Kabul. Lo que este documentalista quería lograr era un retrato honesto, real, de la vida en la capital después de tantos años de violencia, de tantas invasiones, de tanta división y de tanta guerra. 

Funeral en Kabul, Afganistán, luego de un bombardeo (Vía: El País)

Para lograrlo, se centró, primero, en la relación entre conductores de camiones de Kabul y los pasajeros que los abordan. Porque éste es un intercambio esencial, en el centro de la reactivación económica y social de la ciudad afgana. En esta red de organización tácita se encuentra, en efecto, la sangre que circula por las arterias de Kabul.

Sin embargo, durante el curso del documental -como suele suceder con las investigaciones sensibles-, el tema cambia cuando Amini conoce a un chofer de camiones fascinante. Dicharachero, ladrón, engañoso, drogadicto, este tierno padre de familia es una postal de miseria, congruencia, espontaneidad, voluntad de sobrevivir y desesperación.

Junto a la historia de los tres hermanos, la vida de este chofer de camiones se convierte en una representación cruda, íntima y tierna de la supervivencia en el Kabul contemporáneo. Y éste es un ensayo sobre las consecuencias de una guerra y la vivencia real de una ciudad derruida por la violencia, el fanatismo y la marginación. Pero no es un ensayo que parte de la derrota, del sentimentalismo o de la apología. 

Amini quiere tratar los temas con una mirada límpida, transparente, de posición concreta y ajena a los chantajes. Su documental no quiere juzgar a los personajes. Con tomas largas y pacientes, sin ningún tipo de intervención narrativa y un montaje espectacular, esta película se forma en la vieja tradición compasiva de la lente de Fred Wiseman. Aquí no hay juicios morales, aquí no hay descalificaciones o propaganda: esto es un ojo que se pasea, con el suave hilo de la edición, por la miseria y la alegría humana, que observa todo lo que puede y que nunca permite que el enfoque se coma a los sujetos que filma.

Kabul: City of Ghosts es un documental de impresionante investigación y trabajo de campo, de hermosa manufactura y de tierno espectro. Una verdadera belleza contemporánea sobre las cicatrices de las guerras y las verdaderas víctimas de las violencias venideras.

Por Nico Ruiz (@Pez_out)