Plan V: ¿Qué pasa cuando una película no está hecha para personas, sino para caricaturas?

Plan V es la última película del director Fez Noriega, genio que nos ha traído películas como Fuera del CieloTe presento a Laura Ladies Night. La mejor forma de resumirla sería que es la fantasía puberta de cualquier niño de 14 años: tres mujeres (¿o una o dos? Nunca queda claro si son las tres amigas o sólo una) están en busca de un virgen para dárselo y tener ¿un novio fiel? Sí, no tiene sentido y esa es toda la premisa de la película… Y por alguna razón hay una pelea de robots ahí metida…

Dejemos algo bien claro desde el comienzo: la comedia no se trata de personajes virtuosos, la virtud no divierte a nadie. Los errores y fallos de los personajes cómicos sirven para los espectadores (ya lo decía Aristóteles) como un reflejo de los propios, a veces con la intención de purgarlos, otras meramente para asomarse a verlos.

Así, poner en un diván a los personajes cómicos por sus acciones resulta, cuando menos, algo inútil: por mucho que sea una forma fácil de escribir una reseña de una película tan inmamable como Plan V, esa no es, ni de cerca, la mejor opción. Y no lo es porque, en realidad, detrás de cada decisión, de la edición y hasta del pésimo trabajo de audio están los guionistas, los productores y el director.

Todo lo que decenas de críticos y miles de espectadores dicen que está mal con el cine mexicano reciente está presente en Plan V: no sólo es lo terriblemente mal escrito que está el guión, la pésima fotografía o remedos de actuaciones, sino el diseño de producción, la colocación de producto de sus patrocinadores, el vestuario y las relaciones que esta película, voluntariamente o no realiza con el contexto cultural del que parte.

No puedo dejar de imaginarme cómo fue el pitch de ventas para Plan V: “¿Has visto The Big Bang Theory? Pues imagínate que nos armamos una película del ‘otro lado’, ¿no? Si los nerds hoy son así más como populares, ¿quién se cogería a un geek, ¿no? Entonces, ponemos a tres chicas super fresas y super guapas a ligárselos y pues obvio que va a estar chistoso, ¿no?”

Plan V: fantasías de ñoños para películas malas
Y sí: debajo de la gabardina tiene lencería, porque #claro (Imagen: Especial)

Y es que esta película no existiría sin las 12 temporadas de The Big Bang Theory: esa comedia preparó un público que está entrenado para reírse ante cualquier línea innecesariamente ‘científica’ sobre fórmulas matemáticas, descripciones de leyes físicas o referencias a la cultura geek (que, en este caso no puede violar los derechos de autor y hace referencias tangenciales y aún más absurdas).

Aquí, la falta de risas pregrabadas simplemente deja en evidencia lo incómodo y mal escrita que está la serie de la que parte: lo que menos importa en The Big Bang Theory o en Plan V es que esos comentarios ‘ñoños’ sean verídicos o verificables, pues sirven, simplemente, como una forma de burlarse de los ñoños.

Y sin embargo, a pesar de que la película se la pasa cagándose sobre los ñoños, al mismo tiempo intenta hacerles fanservice de la forma más barata posible: tomar en consideración toda fantasía erótica de esa caricatura de ‘ñoño’ para que se escribió la película: cuando las tres amigas están en su casa (una mansión de las Lomas, más bien), siempre visten pijamas minúsculas y lencería porque claro que eso visten tres mujeres que viven juntas; una de ellas falla al seducir a otro ñoño pero ‘se lo gana’ ganándole en un videojuego (?) y la protagonista, por supuesto, es una genio natural para la robótica.

Ya ni hablemos de la prueba de Bechdel: sólo aparecen cuatro personajes femeninos, las tres amigas y una ‘enemiga’, amiga del interés romántico y nunca pueden dejar de hablar de hombres y su relación con ellos porque, tal como The Big Bang Theory, toda su vida tiene que girar alrededor de ellos, por supuesto.

Y, ya sé, el clásico argumento tras una reseña tan enojada como ésta es que ‘solo es una comedia’ y ‘uno va al cine a divertirse’… ¡Por supuesto que uno va al cine a divertirse y las comedias sirven su propósito justo para eso!… Pero quizá Plan V sea el ejemplo ideal de que hay algo en el cine mexicano, en ese cine mexicano que ya no debería de estar, y menos aún, que paguemos por él (y no me refiero al boleto, tus impuestos pagaron parte del presupuesto de la película).

Raúl Cruz V.
@rcteseida

Por: Redacción PA.